El siguiente articulo tiene como objetivo principal la presentación de las ventajas que puede suponer tener una planta en el aula y como puede afectar en la toma de responsabilidades de nuestro alumnado y del aumento de su espíritu científico.

Tener una planta como mascota en el aula es una experiencia educativa y emocionante que ofrece una serie de beneficios tanto para el alumnado como para el ambiente de aprendizaje. A medida que las aulas evolucionan hacia entornos más inclusivos y sostenibles, las plantas se han convertido en compañeras valiosas. Veremos cómo la presencia de una planta en el aula puede fomentar el aprendizaje, mejorar el bienestar del alumnado y enseñar importantes lecciones sobre responsabilidad y cuidado del medio ambiente. Además, destacaremos algunos ejemplos de plantas adecuadas para el aula y cómo incorporarlas de manera efectiva en la dinámica del aula.


Palabras clave:

Planta, aprendizaje, medioambiente, responsabilidad y espíritu científico.


The main objective of the following article is to present the advantages that a plant can have in the classroom and how it can affect the taking of responsibilities of our students and the increase in their scientific spirit.

Having a pet plant in class is an exciting and educational experience that offers a number of benefits for both students and the learning environment. As classrooms evolve towards more inclusive and sustainable environments, plants have become valuable companions. We will see how the presence of a plant in the classroom can promote learning, improve student welfare and teach important lessons on responsibility and care of the environment. In addition, we will highlight some examples of suitable plants for the classroom and how to incorporate them effectively in the dynamics of the class.


Keywords:

Plant, learning, environment, responsibility and scientific spirit.


1. Introducción

Hace no muchos años, los jóvenes salían a las calles a jugar y relacionarse, y entre todas las opciones que ese mundo sin cables les ofrecía estaba la opción de ir por el campo o zonas verdes y disfrutar de la naturaleza; en muy poco tiempo este escenario ha cambiado radicalmente, dándose casos de “ciberadicción” donde los jóvenes pueden llegar a dejar de verse con sus seres queridos y anteponer esas amistades del mundo real a estar sentado delante de una pantalla “con esas otras amistades reales” (Hernández de Vera, 2008) . Una derivación de vivir en un mundo digital es la perdida de la paciencia y el tener todo lo que se quiere y requiere a golpe de clic, haciendo que no se fortalezca la paciencia y perseverancia, adjetivos clave que deben de desarrollarse en la etapa juvenil de nuestro alumnado. (Echeburúa, 2010)

La asignatura de Biología y Geología, puede ofrecer una solución a este dilema de fortalecer la paciencia y perseverancia, ya que parte de los conceptos que en esta asignatura se trabajan, son los relacionados con la botánica, el medio ambiente y el planeta tierra, haciendo por lo tanto que el objetivo que se pueda lograr al incorporar una planta en el aula sea el de aumentar su paciencia (al tener que lograr que esta crezca), su perseverancia (al tener que regarla, abonarla, cuidarla…), ver todo lo relacionado con las plantas (formas de hoja, elementos y sustancias que necesitan para vivir, tipos de suelos…), medioambiente (los ecosistemas del mundo) y el planeta tierra (como todo está relacionado y nos afecta). (Real Decreto 217/2022).

1.1. Antecendentes

Vivimos en una sociedad en la que gran parte de esta está afectada por la ceguera vegetal, es decir, ignoramos las plantas que rodean nuestro medio y no les prestamos atención, haciendo que pasen desapercibidas y que no seamos conscientes de la gran función que ejercen (Diaz, 2022).

Con este panorama, se busca lograr que nuestro alumnado no solo desarrolle paciencia y responsabilidad, sino que también su espíritu científico vaya creciendo y se vayan haciendo preguntas sobre el mundo vegetal que les rodea, ya que son varios las investigaciones que se han realizado que demuestran que estas ofrecen muchos beneficios al alumnado (Mercado, 2018).

En relación con la iniciativa de la ONU (Organización de las Naciones Unidas), para cimentar y promover el compromiso sociocultural, reflejado en la Agenda 2030 para el desarrollo Sostenible (2015), se pueden trabajar los siguientes objetivos de los 17 planteados:

  • ODS 3 (Salud y bienestar): Al explorar las propiedades medicinales de ciertas plantas y cómo pueden beneficiar la salud humana.
  • ODS4 (Educación de calidad): La introducción de plantas como una herramienta pedagógica, enriquece y contribuye a mejorar la calidad de la educación al hacerla más interesante, participativa y relevante para el alumnado. Esta estrategia fomenta la curiosidad, el pensamiento crítico y la comprensión profunda de la biología, lo que en última instancia conduce a una educación de calidad.
  • ODS 12 (Producción y consumo responsables): Al enseñar sobre la agricultura sostenible y la conservación de plantas nativas.
  • ODS 13 (Acción por el clima): Al promover la comprensión de la importancia de las plantas en la captura de carbono y la regulación del clima.
  • ODS 15 (Vida de ecosistemas terrestres): Al resaltar el papel de las plantas en la conservación de la biodiversidad y la restauración de los ecosistemas.

2. Elección de la planta

La elección de la planta para convertirla en la mascota del aula es lo más importante del proyecto, ya que debe de ser una planta que sea de fácil mantenimiento, y la cual dé lugar a poder ser usada de ejemplo en la explicación de los contenidos.

De entre toda la variedad de plantas a poder elegir, las opciones más viables podrían ser (Armas, 2023):

  • Cactus y suculentas: estas plantas son resistentes y requieren poco mantenimiento. Son ideales para aulas con poca luz y pueden sobrevivir incluso si se olvidan de regarlas durante un tiempo.
  • Potos (Epipremnum aureum): planta de interior muy resistente y fácil de cuidar. Puede prosperar con luz indirecta y no necesita riego frecuente.
  • Bambú de la suerte (Dracaena sanderiana): esta planta es conocida por su aspecto atractivo y su fácil cuidado; puede sobrevivir en agua o tierra.
  • Gomero (Ficus elastica): aunque requiere más luz que algunas de las otras opciones, el Gomero es una planta de interior popular debido a su elegante follaje y su capacidad para purificar el aire.
  • Aloe Vera (Aloe vera): esta planta no solo es fácil de cuidar, sino que también tiene propiedades curativas para quemaduras menores. El alumnado puede aprender sobre sus beneficios y cómo usarla de manera responsable.
  • Trébol de cuatro hojas (Trifolium repens): puede ser una planta divertida para enseñar sobre la suerte y la genética, ya que el trébol de cuatro hojas es una rareza.

Se recuerda que antes de introducir una planta en el aula, es importante investigar sobre sus necesidades específicas de cuidado y asegurarse de que no sea tóxica para el alumnado o las mascotas (animales) si las hay en el aula. Además, tenemos que involucrar a todo el alumnado en el cuidado de la planta para convertir esta experiencia en una valiosa lección sobre responsabilidad y conciencia ambiental.