Percepciones de padres y maestros »
26/06/2019 por Amanda Bravo Herrera

Las inteligencias múltiples de hijos y alumnos

 

El artículo que se desarrolla a continuación se basa en un trabajo de investigación basado en las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner. La hipótesis inicial es conocer si los padres y los maestros tienen las mismas percepciones sobre qué inteligencias poseen y predominan en los menores de la etapa de Educación de Infantil.

La investigación se ha desarrollado en la isla de Gran Canaria, tomando como referencia un total de cuatro centros educativos, dos situados en la Las Palmas de Gran Canaria, uno en Tamaraceite y el último en Agaete. El trabajo de investigación tuvo lugar en el año 2016 como resultado del trabajo de fin de grado del Grado de Educación Infantil en la universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Palabras clave

Trabajo de investigación; inteligencias múltiples, percepciones de los padres; percepciones de los maestros, educación.


This article is based on a reseach work relating to the theory of multiple intelligences of Howard Gardner. The initial hypothesis is to know if parents and teachers have the same perceptions about what intelligences have and predominate in children of the period of pre-school education.

The reseach work has been developed in Gran Canaria, having as a reference a total of four education centers, two located in Las Palmas de Gran Canaria, one in Tamaraceite and the last one in Agaete. The reseach work took place in 2016 as a result of the dissertation of the degree in pre-school education at the University of Las Palmas de Gran Canaria. 

Keywords

Reseach work, Multiple intelligences, The perception of parents, The perception of teachers, Education.


1. Diseño

En el presente trabajo se ha llevado a cabo un estudio exploratorio que pretende dar una visión general respecto a una determinada realidad. En este caso, analizando las percepciones de los padres y maestros sobre las Inteligencias Múltiples de niños y niñas en Educación Infantil.

2. Muestra

La muestra está compuesta por un lado por 56 familias que han respondido al cuestionario sobre sus percepciones en torno a las Inteligencias Múltiples de sus hijos o hijas. Por otro lado, está constituida por 13 maestros y maestras que han cumplimentado 56 cuestionarios referidos a dichos alumnos de segundo ciclo de Educación Infantil. Se ha recopilado la información de cuatro centros diferentes: dos situados en Las Palmas de Gran Canaria, uno en Tamaraceite y el último en Agaete.

3. Instrumentos

A la hora de recoger las percepciones de los padres se utilizó el Inventario de Inteligencias Múltiples para padres[1] y para conocer las percepciones de los maestros se usó el Inventario de evaluación de inteligencias para maestros/as[2]. Ambos instrumentos son una adaptación de los inventarios de Gomis (2007). Para ello se seleccionaron dos ítems de cada una de las inteligencias, aquellos que se consideraron más representativos. Una vez seleccionadas las preguntas se pasó el cuestionario a dos expertas para consensuar y validar los ítems que compondrían finalmente los inventarios. Tras valorarlo se realizaron las modificaciones pertinentes y finalmente cada cuestionario quedó constituido por 16 ítems.

Los cuestionarios son evaluados en una escala tipo Likert de 1 a 4 (1=nunca, 2=algunas veces, 3=casi siempre y 4=siempre), permitiendo evaluar de forma gradual la frecuencia con la que el menor presenta esa habilidad o capacidad. Su aplicación se realiza de manera individualizada.

4. Procedimiento de investigación

Primero, se realizó una búsqueda bibliográfica sobre investigaciones que trataran las percepciones de los padres y de los maestros sobre la Educación Infantil para poder seleccionar un instrumento de evaluación para recoger la información de este trabajo. Sin embargo, este tema era demasiado amplio y no se encontró ningún cuestionario significativo por ello, el tema de estudio se concretó en las Inteligencias Múltiples. Tras una búsqueda en diferentes bases de datos se halló el trabajo de Gomis (2007) el cual se centraba en dicho tema aportando numerosos cuestionarios sobre este asunto. Después, se seleccionaron los cuestionarios del trabajo de Gomis (2007) y se adaptaron ya que eran demasiado extensos para poder realizar el trabajo de investigación dentro de las fechas previstas. Finalmente, quedaron dos cuestionarios que evaluaban las Inteligencias Múltiples, uno dirigido a los padres y otro dirigido a los maestros.

Luego se planteó qué método se utilizaría para la obtención de datos, y a qué centros educativos se le solicitaría la colaboración. Teniendo en cuenta que me encontraba de Erasmus la posibilidad de concertar una entrevista con los colegios no era posible. Es por este motivo por el que se decidió utilizar una herramienta informática que me permitiera enviar los cuestionarios en formato digital, siendo esta Google Formularios. De esta forma podría mandar un correo electrónico a los diferentes centros solicitando su colaboración y a su vez estos podrían enviarlo a los padres y los maestros para que lo rellenaran vía internet.

A continuación, se pidió a los maestros de cada aula que enviaran 4 o 5 cuestionarios para padres, estos serían seleccionados al azar. Una vez los padres lo entregaran completado, el maestro procedería a rellenar el cuestionario destinado para ellos, teniendo en cuenta que debía cumplimentar los cuestionarios de aquellos alumnos cuyos padres hubiesen contestado a los cuestionarios. De esta manera, por cada alumno se tendría dos cuestionarios, uno cumplimentado por los padres y otro por el maestro, respondiendo ambos sobre que capacidades y habilidades creen cada una de las partes que tiene el educando.

Por último, una vez obtenidos los cuestionarios se procedió a analizar los datos obtenidos.

5. Análisis de la información

Para el análisis de los datos obtenidos se utilizó un estudio descriptivo expresado con la media (X) obtenida a partir de los valores dados a las distintas posibilidades de respuestas a los ítems de los cuestionarios. El objetivo del análisis era obtener un valor medio de frecuencia (de 1 a 4 según la escala Likert) sobre las percepciones de padres y maestros en torno a cada una de las Inteligencias Múltiples evaluadas en los cuestionarios. Teniendo en cuenta que cada inteligencia estaba compuesta por dos ítems para calcular la media de cada inteligencia, se sumó la frecuencia del valor de ambas preguntas, luego se dividió por 2 (el valor de cada ítem) y, por último se dividió por el total de encuestado (56). La herramienta que se usó para llevar a cabo este análisis fue Microsoft Excel V10, utilizando la siguiente fórmula:

X = ((A1) + (B2) + (C3) + (D4)) + ((E1) + (F2) + (G3) + (H4)) =Y / 2 = Z /56 =Valor entre 1 y 4.

Posteriormente, se contrastaron estos datos, para conocer sí las percepciones de los padres y de los maestros coincidían o por el contrario tenían opiniones diferentes. Para facilitar el análisis de los datos obtenidos en cada uno de los cuestionarios se elaboraron tres figuras y una tabla: la primera figura representa las percepciones de los padres ante las inteligencias de sus hijos; la segunda está referida a las percepciones de los maestros ante las inteligencias de los alumnos; y la tercera figura y la tabla representan comparación de los valores medios obtenidos por ambos.

6. Resultados del inventario de Inteligencias múltiples para padres

En este apartado se realizará el análisis de frecuencias a partir de las ocho inteligencias evaluadas en el Inventario de Inteligencias Múltiples para padres. Los resultados permiten conocer las percepciones que tienen éstos sobre el grado de inteligencia que posee su hijo o hija y cuáles son las más valoradas por los padres.

La primera conclusión que se ha encontrado es que los padres tienen una percepción alta de las Inteligencias Múltiples de sus hijos ya que los valores medios obtenidos en cada una oscilan entre 3 y 4 de la escala Likert (Figura 6.1). Esto significa que las familias piensan que sus hijos o hijas casi siempre o siempre dominan las capacidades correspondientes a estas inteligencias.

A continuación, se mostrará el valor medio obtenido en cada una de las inteligencias por orden decreciente, para su posterior comparación con las respuestas del inventario para maestros. Los valores de los padres que estén muy próximos al 3 y entre este número y el 3,5 se redondearán como 3. Mientras que los que estén entre el 3,5 y 4, se redondearán como 4. De este modo se especificará si cada una de las inteligencias está presente casi siempre o siempre.

La inteligencia lingüística, ha obtenido la media más alta del total, siendo el valor 3.71. Los padres han respondido que sus hijos siempre tienen un vocabulario apropiado a su edad y que les gusta que le cuenten historias o cuentos. En cuanto a la capacidad de recordar las melodías de las canciones y tener una manera rítmica de hablar o de moverse, los padres consideran que los niños y niñas casi siempre suelen realizar esta habilidad (3.49), siendo estas habilidades características de la inteligencia musical. Los siguientes ítems en este ranking lo ocupa los correspondientes a la inteligencia corporal-quinestésica. Eso nos dice que a los niños y niñas les gusta casi siempre trabajar con las manos en actividades de modelar, construir, etc. Y cuando se comunican casi siempre suelen expresarse corporalmente, teniendo una media de 3.46. Luego, se encuentra con 3.39 la inteligencia intrapersonal, dando como resultado que el menor según sus padres casi siempre conoce e identifica sus emociones y tiene una buena autoestima. Con respecto a las habilidades de disfrutar en actividades de conteo, seriación, etc. y si le gusta ordenar las cosas estableciendo jerarquías o categorías han obtenido una frecuencia de casi siempre (3.18). Por tanto, los padres perciben que sus hijos tienen un dominio alto de la inteligencia lógico-matemática. La siguiente inteligencia es la interpersonal obteniendo un resultado de 3.08, lo que significa que según sus padres los menores casi siempre consuelan o ayudan a los amigos que tienen problemas y casi siempre se adaptan a diferentes situaciones y grupos de personas. El siguiente valor lo ocupan los ítems que describen si el menor es imaginativo y si le gusta dibujar o garabatear en cuadernos u otros materiales. En este caso la puntuación media asciende a 3.07 es decir, los padres opinan que los menores casi siempre muestran habilidades propias de la inteligencia espacial. Y por último se encuentra la inteligencia naturalista con la media más baja (3.04). Por tanto, los padres consideran que el niño y niña casi siempre tiene un buen conocimiento sobre temas relacionados con la naturaleza y la ciencia y casi siempre en sus juegos de experimentación suele preguntarse “que pasaría sí…”.

Figura 6.1. Resultados del inventario de inteligencias múltiples para padres

7. Resultados del inventario de evaluación de las inteligencias para maestros/as

En este apartado se realizará el análisis de frecuencias del Inventario de evaluación de inteligencias para maestros y maestras, de cada una de las ocho Inteligencias Múltiples evaluadas. Los resultados permiten conocer las percepciones que tienen éstos sobre el grado de inteligencia que posee sus alumnos y cuáles son las más y menos valoradas por los maestros. Teniendo en cuenta que las respuestas de este cuestionario son sobre los mismos niños y niñas que se evaluó en la de padres.

A simple vista, cabe destacar que los maestros o maestras tienen una percepción alta sobre sus alumnos. Se ha obtenido valores entre 2,96 (que se redondeará a 3) y 3,59 de la escala Likert (que se redondeará a 4), oscilando la frecuencia de las habilidades evaluadas entre casi siempre y siempre (Figura 7.1). A continuación se comentará el orden de las inteligencias evaluadas en orden decreciente según su frecuencia.

La inteligencia lingüística ha obtenido la media más alta del total, siendo el valor 3.59. Es la inteligencia que está más presente en las aulas de Educación Infantil es decir los maestros y maestras consideran que el menor siempre tiene un vocabulario adecuado a su edad y les gusta que le cuenten historias o cuentos. A continuación, está la inteligencia intrapersonal, los alumnos muestran casi siempre (3.21) una buena autoestima en el aula e identifican sus emociones siendo capaces de expresarlas. Luego, se encuentra tres inteligencias muy cercanas entre sí, en primer lugar la inteligencia musical (3.15), en segundo la inteligencia corporal-quinestésica (3.13) y la tercera la inteligencia lógico-matemática (3.11). Teniendo una diferencia entre ellas de 0.02 de frecuencia. Esto significa que según sus maestros y maestras, los alumnos casi siempre les gustan o desarrollan capacidades y habilidades propias de estas inteligencias. Como son hablar y moverse de una manera rítmica, siendo muy expresivos corporalmente, recuerdan las melodías de las canciones y casi siempre disfrutan de actividades como conteo, seriación, modelar o construir y establecer categorías o jerarquías. El siguiente valor lo ocupa la inteligencia interpersonal (3,01), lo que significa que los alumnos tienen casi siempre habilidades en consolar o ayudar a los amigos cuando tienen problemas así como que el menor casi siempre es flexible y se adaptan a diferentes situaciones y grupos de personas. La inteligencia espacial (2.98) y la naturalista (2.96) son las frecuencias más bajas según las percepciones de los maestros. Si se redondea estas inteligencias se observa que casi siempre el menor es imaginativo, le suele gustar garabatear o dibujar en los cuadernos, casi siempre se pregunta “qué pasaría si…” en sus juegos de experimentación y tiene un buen conocimiento sobre temas relacionados con la naturaleza y la ciencia.

Figura 7.1. Resultados del inventario de evaluación de inteligencias para maestros

8. Comparación de los resultados entre padres y maestros

El primer punto a destacar es que tanto padres como maestros tienen altas percepciones sobre sus hijos y alumnos, estando los valores medios entre 3 y 4 de la Escala Likert (Figura 8.1). Esta puntuación puede verse favorecida por la circunstancia de haber administrado el cuestionario en el tercer trimestre del curso escolar. Lo que implica, en el caso de los padres un mejor conocimiento en las habilidades y capacidades que posee el menor en ese contexto al socializarse con otros padres y sus hijos o hijas a través de actividades organizadas por el centro. También para los maestros es un momento oportuno para cumplimentar el cuestionario porque han podido observar las diferentes situaciones en las actividades escolares o extraescolares a lo largo del curso de Educación Infantil.

En segundo lugar, se observa que los padres han obtenido resultados un poco más altos que los de los maestros mientras que, las puntuaciones medias de los maestros han sido un poco más bajas. Esto puede ser debido a que los padres, al tratarse de un familiar, son más subjetivos y contestan los diferentes ítems en función del comportamiento del menor en el hogar. Mientras que los maestros en cambio no tienen ese vínculo afectivo teniendo la posibilidad de observar diariamente a los alumnos en el aula y de analizar y comparar las inteligencias del menor con su grupo de iguales. No obstante, en la Figura 8.1 se aprecia que las diferencias en la frecuencia entre padres y maestros son muy bajas. Esto quiere decir que los resultados obtenidos coinciden, dando cierta fiabilidad al grado de presencia de cada inteligencia en los menores. Por tanto, padres y maestros han observado al niño y niña en dos contextos diferenciados, y sus respuestas han sido cercanas.

Figura 8.1. Comparación de los inventarios padres y maestros

Por último, se analizará el orden de presencia de las Inteligencias Múltiples en los niños y niñas según los padres y los maestros. Para facilitar la comparación se ha realizado la Tabla 8.1, donde se puede observar más fácilmente.

Tabla 8.1. Orden de las inteligencias múltiples según los padres y los maestros

Como se puede ver, el orden es similar, coincidiendo en cinco de las ocho Inteligencias Múltiples estudiadas. Por tanto, no sólo como se ha visto, los padres y maestros coinciden en el valor asignado a cada una de las inteligencias sino también en la secuencia a la hora de seleccionarlas. Solamente, existen diferencias en tres de ellas: la intrapersonal, la musical y la corporal-quinestésica, las cuales se encuentran en la segunda, tercera y cuarta posición según padres y maestros aunque en diferente orden de presencia en el niño y niña. Por ejemplo, los padres creen que sus hijos e hijas tienen más desarrolladas las inteligencias: musical y corporal-quinestésica que los maestros. Esto se puede observar en las medias, pues estos últimos han otorgado un valor menor a estas capacidades. En el caso de la inteligencia intrapersonal ha ocurrido lo contrario, pues los padres creen que sus hijos e hijas tienen menos presente esta capacidad y los maestros la valoran más. Los resultados anteriormente comentados pueden deberse a la forma que ambos contextos tienen de observar este tipo de capacidades y habilidades, lo cual se analizará a continuación.

En el contexto familiar, los padres desde edades muy tempranas utilizan las canciones como método de comunicación con sus hijos e hijas, es por ello que estos le han dado una media superior a la inteligencia musical. Otra de las actividades cotidianas en el hogar es acudir al parque, reuniones familiares o compartir juegos con sus hijos e hijas. Es por ello que el movimiento de los menores está muy presente en este contexto, siendo actividades propias de la inteligencia corporal-quinestésica. Y por último se ha valorado la inteligencia intrapersonal, pues en el día a día se observa el comportamiento del menor en cuanto a la autoestima y a la gestión de sus sentimientos y emociones. Estos momentos pueden ser por ejemplo, cuando los padres le dan órdenes contradictorias o a la par de lo que los menores quieren hacer.

En el ámbito escolar se trabaja de varias maneras: asambleas, fichas de trabajo, rincones, etc. Estos momentos ocupan la mayor parte del día, y en ellos se puede ver la autoestima del menor o como gestiona sus sentimientos. Es por ello que los maestros han podido observar en más ocasiones como el menor trabaja su inteligencia intrapersonal otorgándole una mayor puntuación. En cuanto, la inteligencia musical, muchas de las rutinas del día se suelen hacer a través de canciones, facilitando la observación y la presencia de esta en los menores. Y por último la inteligencia corporal-quinestésica, los niños y niñas suelen tener momentos durante la jornada escolar en los que su movimiento se ve acentuado, como psicomotricidad, el recreo, los rincones, etc. Dándole a esta media menor valor pues no siempre los menores regulan su comportamiento.

Como se puede concluir cada contexto tiene una realidad y es por ello que se le ha otorgado una media diferente según padres y maestros. Aunque en el caso de las inteligencias: lógico-matemáticas, interpersonal, espacial y naturalista no se han observado estas diferencias. Esto puede ser debido a que se trata de habilidades o conocimientos más fáciles de evaluar pues se trata de saber si el menor las conoce o no.

Conclusiones

De los resultados obtenidos en el estudio se puede concluir, que ambos agentes educativos han mostrado percepciones altas y muy similares en cuanto las Inteligencias Múltiples presentes en niños y niñas. Por lo tanto, se puede señalar que estas percepciones no son tan diferentes como se creía al inicio de esta investigación. Bajo mi punto de vista, los padres y maestros han podido exagerar sus respuestas debido a la presión de sentirse evaluados, y querer dar resultados positivos. Esto coincide con los planteamientos de Oliva y Palacios (1997), quienes defienden que las respuestas se pueden ver condicionadas por el optimismo evolutivo, en un intento de parecer o de sentirse educadores competentes. Se trataría de un sesgo autoprotector. Esto quiere decir que existe la posibilidad de que padres y/o maestros han podido otorgar puntuaciones más altas de la realidad en los cuestionarios. Estos autores también defienden que estas similitudes pueden estar relacionadas con el grado de conocimiento que ambos agentes han adquirido sobre el desarrollo de los niños y niñas, refiriéndose al nivel de estudios y experiencias de cada encuestado. Sin embargo, esto no se ha tenido en cuenta en este estudio exploratorio.  Otras investigaciones también coinciden en cuanto a la semejanza en las respuestas de padres y de maestros como la realizada en Estados Unidos por Hess, Price, Dickson y Conroy (1981) donde se estudió la importancia atribuida por educadores y madres de niños en edad preescolar a distintos objetivos de la Educación Infantil encontrándose importantes coincidencias entre ambos grupos. Otro ejemplo lo constituye el trabajo de Rossbach y Tietze (1989) en Polonia pues no se obtuvieron diferencias significativas entre las respuestas otorgadas por los padres y maestros (Oliva, Palacios, 1997, p.63).

Otro hallazgo importante de este trabajo está relacionado con el orden obtenido en la puntuación media de los padres y maestros respecto a cada una de las Inteligencias Múltiples. Los resultados muestran que ambos agentes han coincido en cinco de las ocho inteligencias. La inteligencia más valorada por ambos agentes educativos es la lingüística. Este resultado coincide con los estudios de Oliva y Palacios (1997) y Valero et al. (2008), los cuales han situado esta inteligencia entre las habilidades más valoradas tanto por padres como por maestros. Probablemente esto se deba como defienden Valero et al. (2008) a que es una de las inteligencias más presentes y el área más trabajadas en Educación Infantil. Esto es debido a que todas las áreas curriculares se explican a través del lenguaje, además de tratarse de la principal vía de comunicación que se mantiene con los niños y niñas. Las inteligencias donde se han encontrado diferencias respecto al orden obtenido en las puntuaciones de padres y maestros han sido: la musical, la corporal-quinestésica y la intrapersonal. En este sentido tampoco han encontrado un acuerdo respecto al valor y orden otorgado a estas inteligencias en las investigaciones de Oliva y Palacios (1997), quienes afirman que la inteligencia corporal-quinestésica es la más valorada por ambos agentes educativos. Sin embargo, la inteligencia intrapersonal se encuentra entre los valores más bajos de su investigación. Por el contrario, Vila et al. (1996) halló que la inteligencia intrapersonal junto con la musical era destacada para los padres y los maestros. En el caso del estudio de Valero et al. (2008), solamente coinciden las percepciones de los padres con las inteligencias musical y corporal-quinestésica. Estos defienden que los resultados se basan en que son las materias que más interesan a sus hijos e hijas y por lo tanto disfrutan realizándolas. Mientras que los maestros han opinado que estas inteligencias son las menos valoradas, esto puede ser debido a que estas materias la suelen dar maestros especialistas. Por último, cabe a destacar las bajas frecuencias de las inteligencias espacial y naturalista en este estudio exploratorio, subrayando que no coincide con ninguna de las investigaciones anteriormente nombradas pues estas las han valorado como importantes en el desarrollo de los menores.

En definitiva respecto a este segundo hallazgo se puede concluir que el orden obtenido en los valores medios de las puntuaciones coinciden bastante ya que cinco de las siete inteligencias obtuvieron el mismo orden destacando entre ellas la inteligencia lingüística, la cual tanto padres como maestros sitúan en primer lugar. La variabilidad en el orden establecido en las inteligencias es interpretada por algunos autores como un factor positivo pues consideran que algunas inteligencias son más fáciles de observar dentro del aula puesto que el menor convive con más niños de su misma edad y son materias que se trabajan en Educación Infantil. Además, hay que tener en cuenta la realidad del contexto en las investigaciones comentadas, pues todas se han realizados en comunidades autónomas diferentes a la nuestra.

Como tercer hallazgo y como conclusión general al estudio exploratorio se ha observado que los menores según las percepciones de sus padres y maestros muestran inteligencias altas tanto en el contexto familiar como en el escolar. Pues ambos agentes educativos han detectado el mismo nivel de inteligencia presente en el menor. Esto se ve de una manera positiva ya que los resultados obtenidos nos llevan a pensar que los padres y los maestros mantienen un conocimiento similar sobre las inteligencias de los niños. Por ello cabe esperar que ambos a la hora de educar intentarán potenciar aquellas inteligencias en que destacan los niños o bien, mejorar aquellas otras en las que encuentra dificultad. Esto evitará en el futuro enfrentamientos y fricción entre la escuela y las familias respecto a las medidas a tomar en la educación de los niños y las niñas (Oliva y Palacios, 1997) ya que ambos agentes educativos piensan igual en cuanto las Inteligencias Múltiples presentes en el menor.

“Estos resultados destacan la necesidad de contar con la presencia de maestros especialistas (…) que evalúen, identifiquen y desarrollen las capacidades implícitas de cada inteligencia y detecten el estilo de trabajo de los alumnos en su área pudiendo así por un lado, favorecer la detección precoz de puntos fuertes y débiles del alumno y su desarrollo o compensación temprana y, por otro, ajustar la enseñanza al estilo propio de aprendizaje del alumno.” (Gomis, 2007, p.518).

Otra conclusión a la que he llegado al terminar el trabajo es que pienso que esta evaluación conjunta entre padres y maestros es necesaria pues aporta una información más completa y objetiva acerca del perfil de las inteligencias de los alumnos de Educación Infantil. Esto permitiría en el futuro armonizar los objetivos de la educación, lo que propiciaría que el menor gracias a la colaboración entre familia y escuela se educara de manera más completa y adecuada. Para ello se hace necesario que los maestros intenten crear un clima de confianza y relación positiva con los padres.

Por otra parte, con el presente trabajo he profundizado en el estudio de las Inteligencias Múltiples de Gardner, actualizando los conocimientos adquiridos durante el grado de Educación Infantil. Además este trabajo también me ha permitido acercarme a las escuelas a través de la evaluación de las percepciones de padres y maestros. Esta manera de abordar la teoría, ha servido para averiguar si el microsistema del menor conoce que inteligencias están más desarrolladas en el niño y niña. Al tratarse de un tema de actualidad, se tendrá que seguir estudiando para conocer los diferentes avances en el ámbito de la psicología y la educación. Asimismo, he tenido la oportunidad de conocer diferentes realidades existentes en los colegios, pues he tenido que hablar con diferentes directores, maestros y padres para llevar a cabo el trabajo de investigación, tanto presencialmente como vía electrónica. Y gracias a estos encuentros he podido de forma particular conocer las inquietudes y preocupaciones de las personas implicadas en este trabajo.

Por último, este estudio exploratorio me ha permitido aproximarme al ámbito de la investigación. Desarrollando capacidades para buscar información, reunir e interpretar los datos obtenidos y reflexionar sobre este tema. Así como adaptar el cuestionario, a padres y a maestros, para que ambos puedan entenderlos. En este trabajo se podría haber profundizado más si se hubieran tenido más conocimientos en el ámbito estadístico. Por ejemplo, realizar entrevistas después de haber completado los inventarios para poder profundizar en los datos obtenidos. Analizar las percepciones de padres y maestros, en temas relacionados con el presente, como, si las inteligencias más altas o bajas según cada una de las partes se deberían potenciar en la escuela o fuera de ella y por qué. Me gustaría en un futuro desarrollar más trabajos de investigación pues me parecen una herramienta útil para los maestros y de esta forma pueden profundizar sus conocimientos, o entender qué sucede en el aula. Creo que podría ser interesante realizar esta misma investigación utilizando otra muestra, por ejemplo, padres de alumnos con necesidades educativas especiales y sus maestros. De esta forma se podrían realizar los mismos pasos de esta investigación y posteriormente comparar ambas. De esta forma creo que se ampliaría el estudio quedando más completo y atractivo. Finalmente como una limitación del estudio citaré el año de publicación de algunas de las investigaciones citadas ya que no son muy recientes. A pesar de este inconveniente se han tenido que contemplar debido a la escasez de estudios que trabajen las percepciones de padres y de maestros ante diversos aspectos de la educación. En el futuro espero continuar indagando en aquellas investigaciones que sigan esta línea de trabajo.

 

Referencias

  • Gomis Selva, N. (2007). Evaluación de las Inteligencias Múltiples en el contexto educativo a través de expertos, maestros y padres. (Tesis doctoral). Universidad de Alicante, Alicante.

Revistas

  • Oliva, A.; Palacios, J. (Noviembre, 1997). Diferencias entre las expectativas y valores de madres y educadores de niños preescolares en españoles. Infancia y aprendizaje: Journal for the Study of Education and Development.77, 61-67.
  • Valero, J.; Gomis, N.; Castejón, J.L. y Pérez, A.M. (2008). Estudio comparativo sobre la inteligencia entre maestros y padres de alumnos de infantil.International Journal of Developmental and Educational Psychology.1, 63-72.
  • Vila, I.; Bosch, A.; Lleonart, A.; Novella, A.; y Valle, A. (1996).Expectativas evolutivas, ideas y creencias sobre la educación infantil de familias y maestros: ¿continuidad o discontinuidad? Cultura y Educación: Revista de teoría, investigación y práctica. 4, 31-44.