Una guía para el cambio »
26/09/2017 por Silvia Aparicio Alonso

Neurodidáctica

 

La neurociencia en los últimos años está arrojando a la luz evidencias científicas sobre el funcionamiento del cerebro en el aprendizaje en contextos naturales. Descubrimientos acerca de cómo aprendemos, qué nos motiva a hacerlo, qué condiciones lo favorecen, etcétera.

Y es precisamente de estas nuevas investigaciones que surge la neurodidáctica, basada en los nuevos conocimientos de la neurociencia como precepto de cambio en la metodología de enseñanza en la aulas. Por ello surge la necesidad de un cambio del actual paradigma educativo, dejando atrás siglos de una metodología obsoleta, que hoy queda más que demostrado que no es efectiva. El profesor pasa a tener un papel principal como motivador y potenciador de ese aprendizaje, formando parte en esa transferencia de conocimientos. Pudiendo encontrar en la red y en blogs herramientas para crear su propio material, rediseñando espacios y formas de evaluar.


Palabras clave

Neurociencia, neurodidáctica.


In recent years neuroscience is throwing light on scientific evidence about how works our brains  when we´re  learning  in natural contexts. Discoveries about how we learn, what motivates us to do it, what conditions encourage it...

And it´s precisely from these new investigations that neurodidactic arise, based on the new knowledge of neuroscience as a change´s precept in the teaching´s methodology in the classroom. Therefore, there is a need for  a change in the real educational paradigm, leaving behind centuries of an obsolete methodology, which they´re now more than proven to be ineffective. Teacher happens to have a main role as a motivator and enhancer of that learning, being part of that transfer of knowledge. Being able to find in the network and in blogs tools to create their own material, redesigning spaces and ways to evaluate.


Keywords

Orality, youtubers, ICT, New Technologies and argumentation.


La neurodidáctica es una disciplina surgida de los nuevos avances en neurociencia. Ésta última se ocupa del estudio del cerebro y una de sus ámbitos de investigación son los descubrimientos sobre cuales son las bases cerebrales implicadas en los procesos naturales de aprendizaje.

Así la neurodidáctica se apoya en estos nuevos descubrimientos corroborados de forma científica, para así poder aplicarlos a la metodología de la escuela y objetivos curriculares. Por tanto la neurodidáctica nos sirve de orientación a la hora del “como enseñar” y de “qué objetivos” deben proponerse.

La neurodidáctica apoyada en las investigaciones y avances de cómo aprende el cerebro, llega a unos preceptos básicos que se dan en todos las personas y son:

Para aprender nos tenemos que emocionar (de esta manera activamos, motivación, atención y memoria) hay  que estimular a la amígdala de los alumnos (que es donde se encuentra la emoción) con  emoción  y  sorpresa  para producir aprendizaje, de ahí que funcionen los proyectos elegidos por ellos mismos.

El cerebro es un órgano social , aprende de otros y con otros, las neuronas espejo juegan aquí un papel fundamental para el aprendizaje. Aprendemos imitando, haciendo, sobre todo de nuestro iguales.

Se aprende mejor trabajando de forma cooperativa, siendo capaces de colaborar en proyectos. Intercambiando opiniones, compartiendo con la pluralidad y haciendo uso del espíritu de equipo.

La escuela actual es básicamente “una escuela enciclopedista” Jose Ramón Gamo (2016), siendo la transmisión de conocimientos de forma oral, con una posterior repetición y evaluación. Sin embargo está demostrado por la neurociencia que el cerebro aprende de otra manera. En un contexto lingüístico nuestro cerebro procesa entre un 20% y un 30% de la información puramente oral, el resto información facial, corporal y el contexto. Éste último es el motivo por el cual se hace esencial la motivación del interlocutor. Esto nos viene a indicar que si tenemos en cuenta que el 50% del tiempo de las clases de primaria, el 60% en secundaria y el  80% de las de bachillerato se basan en transmitir información de forma oral a los alumnos, quizás estemos ante un camino equivocado.

Por estos motivos, estos investigadores aseguran que las clases magistrales ya no son consideradas una forma de enseñanza válida . Aprendemos a través de todos los sentidos, por cuantos más canales nos llegue la información, mejor la procesaremos. Todo esto sugiere un inminente cambio en la forma de dar clase.

Asignaturas, hasta ahora relegadas a un segundo plano, como son la educación física, la música o las artes, está comprobado que potencian el aprendizaje. El ejercicio físico regular modifica el entorno químico y neuronal  y acelera el aprendizaje. La clase de educación física ha de ponerse a primera hora de la mañana para mejorar y potenciar el rendimiento académico. Jesus Guillén (2017) . En cuanto a las materias de carácter artístico, permiten al niño conocer su entorno desarrollando competencias como la creatividad o expresión tan involucrados en el aprendizaje y competencia solicitada en una posterior incorporación al mundo laboral.

Fomentando el ejercicio y la relajación entre clases Jesus Guillén (2017), para activar la dopamina y fomentar el aprendizaje, dando importancia a las artes  y la creatividad.

Necesitamos sorprendernos para aprender, es uno de los motores fundamentales de la motivación, la neurociencia aclara que la novedad se origina en el hemisferio cerebral derecho, hasta que se convierte en una rutina y el conocimiento está establecido, el cual, pasa al hemisferio izquierdo donde se almacena para su posterior uso. Resulta indiscutible el vínculo existente entre emoción y motivación, y por ende el aprendizaje consolidado, instalado en   l as zonas como e l h i pocampo, encargadas de la memoria largo plazo . Esto nos puede dar pistas de la forma de comenzar una clase, explicando conceptos nuevos, con algún audiovisual impactante que les emocione en lugar de comenzar con el repaso del día anterior. Si al alumno no le emociona lo que está aprendiendo, podrá asimilarlo de forma momentánea, pero ese conocimiento no lo interiorizará y no perdurará en el tiempo.

La importancia del descanso en el aprendizaje. La neurociencia ha comprobado la eficacia de intercalar las clases con descansos para consolidar el aprendizaje. Por cada sesión de 45 minutos, 5 de relajación. Esto con el contenido curricular tan ámplio es a menudo inviable.

Estudios realizados en EE UU demuestran que los adolescentes a primera hora no rinden, a esas horas deberían estar dormidos, las clases no deberían empezar antes de las 9. Está demostrado que el sueño, es la única forma de que lo aprendido pase a nuestra memoria largo plazo.

Existe un mito muy extendido que solo utilizamos el 10% de nuestro cerebro. Esto no es cierto, las imágenes cerebrales demuestran que todas las partes de nuestro cerebro presentan  algún nivel de actividad en todo momento. Y de la misma forma sucede en el proceso de aprendizaje.

Los trabajos por proyectos en grupos funcionan muy bien, consiguiendo que el a lumno participe de su propio aprendizaje, descubriendo cosas nuevas por sí mismo que le sean emocionantes por el tema de interés y que aprenda a la vez con otros usando sus neuronas espejo, aprendiendo a colaborar en equipo, aportando sus ideas, respetando las de los demás. También será una competencia que se le pedirá en el futuro a la hora de su incorporación en el  mundo laboral.

Hay que aprender haciendo, no se puede hacer experto en ninguna materia sin hacer, o experimentar, solamente aprendiéndolo en un libro. Hay que aprender haciendo con las manos y manipulando. Así por ejemplo en el desarrollo de la escritura y la grafomotricidad se activa la región del lóbulo frontal, y éste nos permite mantener la atención durante más tiempo.

La neurociencia ha corroborado algo que ya se intuía y es que cuanto más individualizada sea la educación, mayor será el rendimiento del alumno. Es precisamente la educación la que debe estar al servicio del alumno y no a la inversa, como viene sucediendo hasta ahora. Hay que respetar los ritmos de cada alumno, sus potenciales, sus carencias, sus gustos y sus preferencias, para desde ahí, poder incidir en su aprendizaje. Creando vínculos maestro alumno para fomentar empatía y emoción y poner en marcha las neuronas espejo, importantísimas en procesos de aprendizaje por modelamiento e imitación.  Anna  Forés  (2015)  cree que debemos potenciar los talentos personales de cada alumno, partiendo de sus potenciales, más que de sus carencias. Las personas aprenden por ensayo y error, y por tanto no debemos penalizar el fracaso, debemos comprenderlo como parte del propio proceso de aprendizaje y si debemos en cambio, fomentar más  las  expectativas de éxito y la recompensas. Éstas últimas hacen que aprendamos mejor, ya que aprendizaje y placer van unidos de la mano.

De esta forma podemos intuir, que algunos de los alumnos con problemas   de aprendizaje, no son tanto debidos a  sus peculiaridades neurológicas, sino  a las metodologías aplicadas dentro de las escuelas. Ya que se trabaja reeducando a estos niños para adaptarlo a métodos, que están demostrados por la neurociencia, que no son eficaces (Jose Ramón Gamo, 2016).

La neurodidáctica propone algunas fórmulas y cambios en la metodología de aprendizaje , que potencian el aprendizaje en el aula y minimizar las diferencias particulares, todos ellos utilizados ya por profesores a la vanguardia de la neurodidáctica. Algunos de ellos  pueden ser:

  • Clase invertida o flipped classroom: invirtiendo el modelo tradicional de las clases, siendo los alumnos los encargados de buscar y desarrollar los contenidos en casa con material preparado por el profesor , y aprovechando la hora de clase para puesta en común y dudas. El profesor sirve de guía y potenciador del aprendizaje. De esta forma el tiempo de clase se libera para facilitar la participación de los alumnos en un aprendizaje más activo a través de preguntas, discusiones, debates y explicación de contenidos de unos compañeros a otros fomentando el aprendizaje cooperativo y de investigación. Así se realiza una enseñanza más individualizada minimizando el impacto de niños con dificultades de aprendizaje. Involucrando además en el aprendizaje, a toda la comunidad educativa.

  • Grupos reducidos y aprendizaje cooperativo y no el competitivo e individual, ya que favorece el aprendizaje. El aula cooperativa se funda sobre los postulados como: la teoría Sociocultural de Vygotsky y la teoría Genética de Piaget y su desarrollo  a través de la Escuela de Psicología Social de Ginebra, el Aprendizaje Significativo de Ausubel, la Teoría de las Inteligencias Múltiples   de   Gardne.   Fomentar  la convivencia entre alumnos, el respeto mutuo y la aceptación de diferencias individuales. Pone en marcha y desarrolla la transmisión de valores indispensables para la vida en sociedad, una sociedad plural en cuanto a aptitudes, creencias y culturas. Favoreciendo la convivencia desde la aceptación de las diferencias, y siendo a su vez una poderosa herramienta de integración, comprensión e inclusión, además de una metodología para realizar un aprendizaje de calidad.
  • La gamificación: que trata del aprendizaje a través del juego usando las ventajas y el potencial que tiene el juego para redirigirlas al aprendizaje que queramos que afiance. Se crean juegos con etapas y fases que se han de superar con puntuaciones para llegar a una meta como tiene cualquier juego. De esta forma podemos trabajar varias materias trasversales a la vez e incluirlas en un mismo juego, siendo válido  para  todas las etapas educativas, desde infantil hasta bachiller adaptando el juego a la edad y el   conocimiento,   usando   las   nuevas  t e c n o l o g í a s , t a b l e t s , m ó v i l e s , ordenadores etc...
  • La exposición de audiovisuales acompañados de explicación al inicio de un tema generan expectación, sorpresa y motivación y por tanto fomentan el aprendizaje. En la red existen algunas a disposición de los docentes para poder crear su propio material, así como Inkle studios, Genial  Studios,  Powtoon, Pixton etc..
  • Y en general clases más flexibles, en cuanto a metodología, agrupación, horarios y métodos de trabajo, teniendo en cuenta la indiscutible importancia de las neuronas espejo, en un aula tradicional sentados unos detrás de otros no se potencia el funcionamiento de las mismas, ni tampoco la cooperación, se aconseja reagrupar a los alumnos en las clases en forma de U, o en pequeños grupos de trabajo como más favorecedor del aprendizaje.

Conclusiones

Con todos estos avances en la neurociencia no podemos  seguir  dando la espalda a la evidencia científica continuando con un sistema arcaico procedente de siglos pasados, en el que poco o nada ha cambiado.

Por tanto cabría esperar que el sistema educativo actual fuese teniendo en cuenta estas aportaciones que nos ofrece la ciencia para poder formar a ciudadanos que se desenvuelvan con las herramientas  necesarias  en  un  entorno tan cambiante como el actual y en una normativa como la actual LOMCE donde las competencias tengan un papel fundamental como parte de esa preparación para la vida adulta. “Debemos tomar conciencia de que la ciencia y la educación son esenciales para que un país goce de un mínimo de prosperidad”  Jose Ramón Gamo

La neurodidáctica supone un cambio en el paradigma educativo tradicional, cambiando el sistema, modificando los modelos de enseñanza arcaicos y tradicionales que no se cimientan en las bases  neurales   que   subyacen al aprendizaje. Los profesores tienen un papel importante en este cambio encontrando en la red suficiente información para crear su propio material, reagrupación en las aulas de alumnos, realización de proyectos o trabajos cooperativos contribuyendo de esta manera, en que este cambio sea posible.

Referencias

  • FORÉS, A. y LIGIOIZ, M. Descubrir la neurodidáctica: aprender desde, en y para la vida. Barcelona: Editorial UOC, 2009.
  • GUILLÉN, J. Neuroeducación en el aula. De la teoría a la práctica. Amazon, 2017.
  • MORA, F. (2013). Solo Se Puede Aprender Aquello Que Se Ama (Ed. Alianza).

Links

Blogs