El miedo a ponerle nombre no hace que no exista »
26/09/2017 por Raquel Montero León

El tabú del suicidio en las aulas

 

En los últimos años el suicidio se ha convertido en una de las principales causas de muerte entre los jóvenes. Por ello, es nuestro deber como profesores y orientadores saber abordar este problema desde todos los ámbitos y con la implicación de todos los agentes educativos. Antes que nada debemos tratar el suicidio como un hecho real y que implica medidas de prevención teniendo en cuenta los diferentes factores implicados. Este artículo tratará ejemplos de cómo trabajar el suicidio en clase y con las familias para tomar conciencia de la importancia que cada uno tiene en la prevención. Dejamos abierta la puerta a la creación de nuevas medidas a poner en marcha en los centros educativos.


Palabras clave

Suicidio, jóvenes, adolescentes, instituto, prevención, competencia emocional, resolución de problemas.


In recent years, suicide has become the leading cause of death among adolescents. It is our duty as counselors and teachers to know how to tackle this problem grows from all fields and educational agents. A first step is to treat suicide as an existing and real fact of concern for all and to implement effective prevention measures according to several factors.This article we will discuss how to work with suicide in classrooms and with families to become aware of the importance of the involvement of each as a group of help against prevention. Leaving open the door to the creation of new measures in schools.


Keywords

Suicide, teenagers, high school, youngers, prevention, emotional skills, problem solved.


1. Pongamos nombre: suicidio

“Se contabilizaron 3.910 fallecidos por esta causa - Esta cifra duplica a los muertos en accidentes de tráfico” Efe. Madrid. 2016.

Los suicidios y las autolesiones son la primera causa de muerte entre los menores que viven en Europa. (La Vanguardia. 16.05.2017). ¿Por qué no realizamos planes de prevención para lograr el objetivo de reducir este impacto al igual que se ha logrado bajar el índice de accidentes de tráfico?

En España, gracias a los planes de prevención podríamos ahorrar hasta 4.000 muertes al año según el Instituto Nacional de Estadística. Siendo necesaria una correcta visualización por parte de los medios, creando conciencia social del problema (Castilla, Cristina y de Vicente, Aída, 2017).

Este año una serie de estreno en un conocido canal de pago se ha hecho famosa, sobre todo entre el público adolescente, por plantear este controvertido tema que pese a todos los tipos de programas y series que nos hemos encontrado nunca se había abordado: suicidio en adolescentes. Para más “inri” además nos expone desde la perspectiva de la víctima, que desde el primer capítulo sabemos que se ha suicidado, las razones que le llevan a ello implicando a todo un instituto. Guste o no es una serie que ha movido conciencias. Desde el que odia a la protagonista por culpar a todos de una decisión que sólo ha sido suya, hasta los que se solidarizan con la falta de empatía y lo ciegos que todos estamos, cuando sólo nos centramos en nosotros mismos sin darnos cuenta del sufrimiento del que tenemos enfrente.

El suicidio es esa clase de muerte de la que no se habla (Lazare, 1979). En los centros y en la sociedad general hay falsos mitos como los que señalan que preguntar por las ideas suicidas o el suicidio de manera directa hace que éste pueda precipitarse (Falsos mitos. Guía para la prevención. Comunidad de Madrid, 2016). Por éste u otros motivos el suicidio se convierte en una palabra tabú en los centros, aulas y en las familias.

2. El suicidio afecta a todos

El suicidio no es una muerte repentina más. Para los supervivientes (familiares y conocidos) de la persona que ha cometido un suicidio hay autores que defienden que el duelo se combina con el estrés postraumático (Callahan, 2000).

Es un suceso cargado de preguntas. Cuando sucede no sólo viene acompañado por la rabia hacia la persona fallecida, sino también por la falta de comprensión, el querer taparlo, el silencio. La culpa es la palabra que más viene a la cabeza de todos los que acompañaron a la persona antes de fallecer pero que no supieron frenar o detectar lo que esa persona iba a hacer.

Son muchos los padres y compañeros que pueden decir que no notaron nada, que no se imaginaban que esto podría suceder. Pese a todo, en las aulas son muchas las víctimas de bullying o ciberacoso que han pensado alguna vez en suicidarse, si buscamos en google no nos faltaran noticias que por desgracia han tenido como fin y freno de la situación de acoso el suicidio de la víctima.

3. La importancia del grupo

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud)  las enfermedades mentales, principalmente la depresión y los trastornos por consumo de alcohol, el abuso de sustancias, la violencia, las sensaciones de pérdida y diversos entornos culturales y sociales constituyen importantes factores de riesgo de suicidio.

Nosotros, los docentes y orientadores tenemos una posición privilegiada como testigos de las interacciones de la persona en riesgo en el ámbito educativo y en su relación con el grupo durante tantas horas en el centro. Tenemos un papel fundamental a la hora de dar la voz de alarma ante posibles casos de bullying o acoso escolar, ciberacoso, agresiones o actitudes sospechosas de que algo pasa. Ese algo que puede pasar desapercibido y que conjurado con una serie de características personales, carencias emocionales o afectivas o de habilidades sociales y de resolución de problemas pueden llevar al adolescente a tomar la decisión de acabar con su vida o a realizar tentativas sobre ello (autolesiones o intentos de suicidio).

El docente, orientador y sobre todo el tutor es la figura de referencia o debe serlo, dentro del ámbito educativo para el adolescente. “El fenómeno (de transferencia) se produce cada vez que el alumno revive en la relación con su profesor, los sentimientos o parte de ellos que lo vinculan con uno de sus padres o con otra persona significativa” (Pontecorvo, 2003).

Ya la LOGSE, Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo, recoge en su artículo 60, la importancia de la tutoría y la orientación como parte de la función docente.  Siendo en la actual LOMCE, Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa,  en su artículo 91 la orientación educativa, académica y profesional parte de estas funciones esenciales del tutor. Todo ello para lograr los objetivos educativos establecidos para cada etapa educativa  cumpliendo con los principios de (según Rodríguez Espinar, 1993): proactividad: siendo preventiva, considerando el contexto social; dirigiéndose al desarrollo del alumno, autoorientación y  acción de ayuda.

Hay muchas técnicas que podemos usar para saber cómo el alumno/a se relaciona con su grupo: entrevistas individuales,  sociogramas, cuestionarios y clima social en clase-centro, técnicas de observación.  A nivel individual para detectar posibles puntos vulnerables o alumnos que pueden ser más sensibles a padecer algún tipo de bullying o situación susceptible de riesgo al suicidio podemos usar: Expediente y ficha individual, entrevista individual y a padres- tutores, cuestionarios estructurados sobre autoestima, sobre cualidades y aptitudes, percepción de control. Como tutores debemos estar atentos a posibles cambios actitudinales o de notas, hechos significativos a nivel familiar o de historia personal (fallecimiento reciente de algún familiar, antecedentes por depresión).  Recordemos que la víctima al igual que en la autolesión busca formas de gestionar el malestar, de escapar de una situación que le genera indefensión, no cree que haya solución posible y por tanto que sea algo continuado, para la cual no siente que tenga recursos o no sabe cómo hacerle frente para que pare.

A nivel aula podemos usar actividades basadas en el programa KIVA, programa finlandés ideado para trabajar y prevenir el acoso escolar. Por ello nos centraremos en primero poder otorgar herramientas para comunicar el acoso, cuanto antes los detectemos antes evitaremos las estigmatización de la víctima y las posibles consecuencias negativas que tenga para su propia percepción-autoestima y para su papel en el grupo. Actividades: buzón anónimo, rol-playing de actuación de los testigos del acoso (guardando silencio vs actuando), cuestionario de autovaloración de mi papel ante el acoso, cuestionario individual sobre mi rol en el grupo y clima en el aula-centro.

Proteger a la víctima implicando a los compañeros y sobre todo haciendo que los testigos tomen en cuenta la responsabilidad que tienen si callan y presencian una situación de acoso o violencia y no la comunican. Toda actividad que como docentes incentive la empatía, el trabajo en equipo para la consecución de objetivos comunes fomentará la cohesión de grupo.

”No nos acordaremos de las palabras de nuestros enemigos, sino del silencio de nuestros amigos”. Martin Luter King.

4. El docente-tutor como figura de apoyo

Si el alumno no se siente aceptado por el grupo de clase, tampoco se siente aceptado por el profesor. (Pontecorvo, 1985, 170-171).

La actitud del docente- tutor es esencial. La implicación, la cordialidad, la apertura al diálogo y la disposición son elementos clave ante la percepción que el alumno pueda tener del propio grupo. Es un objetivo totalmente imprescindible lograr que tanto el alumno como las familias nos vean como cómplices y aliados en la educación de sus hijos o su propia educación pero también como referentes antes situaciones complicadas que puedan suceder fuera o dentro del aula. Creo que todos podemos recordar al típico profesor que aparte de darnos su materia nos hacía sentir partícipes de ella y parte importante del grupo con sencillos gestos como preguntarnos si hemos faltado algún día cómo estamos, si hemos puesto una cara de no entender implicarnos y hacernos plantear preguntas u ofrecerse a repetir de nuevo o simplemente darnos los buenos días cuando nos lo encontrábamos en el pasillo. Quizás el alumno ese día más que nunca necesita sentirse visto.

Según la Guía para la prevención de la conducta suicida de la comunidad de Madrid (2016) los factores específicos de protección escolar en la institución educativa que debemos tener presentes en nuestro centro es la siguiente:

  • Diseño de un protocolo de actuación para casos de intento de suicidio o ideación suicida, que debería incluir estrategias de prevención, actuación y postvención (intervención con posterioridad a una conducta suicida).
  • Campañas de sensibilización y orientación en los centros escolares, que fomenten la tolerancia cero al acoso.
  • Cursos de capacitación de mejora en la comunicación entre docentes y adolescentes en situaciones de posible riesgo suicida.
  • Promocionar conductas de apoyo entre los estudiantes y transmitir información sobre cómo buscar ayuda adulta, cómo y a quién dirigirse, si es necesario.
  • Campañas de información para alumnos sobre la gravedad de las conductas de acoso y la responsabilidad legal y personal de estos comportamientos.

Buendía, J. (2003) indica que es necesario fomentar y desarrollar:

  • La habilidad para resolver problemas
  • La capacidad para mantener amistades
  • Las capacidades cognitivas (yo haría hincapié en la metacognición y el desarrollo emocional)
  • La capacidad de control
  • La confianza en la propia autoeficacia.

Todo ello es necesario pero debe darse con la implicación suficiente de las familias para que conozcan la problemática que puede esconderse detrás de conductas autodestructivas que pueden indicar indicios de intentos de suicidio: autolesiones, adicción a sustancia o alcohol, peleas…

Desde la función tutorial es esencial una comunicación fluida y clara, sin tabúes, sin juzgar o acusar. Los padres serán parte de nuestro equipo no nuestros enemigos y no debemos ser recelosos de compartir información con ellos. La mayoría agradecerán si les hacemos partícipes de las actividades que realizamos con sus hijos, la información que les pueda ser relevante en cuanto a la etapa en que se encuentran, lo que necesitan, aprender a tolerar la frustración también de no saber, de que sus hijos hayan cambiado y no quieran incluirles en muchas de sus actividades diarias, de que defiendan su privacidad. Deberán vernos como referentes y figuras que aporten tranquilidad y luz a sus inquietudes sobre sus hijos. Es importante facilitarles información, darles guías y protocolos de actuación frente a situaciones de acoso, conflicto, recursos frente a la preocupación y desesperación que pueden tener frente a actos de autolesión o intentos de suicidio. Teléfonos de ayuda así como herramientas comunicativas (comunicación asertiva, aprender a decir no, tolerancia de las emociones) que trabajaremos a nivel aula también con los alumnos. Herramientas para la resolución eficaz de conflictos que puedan surgir con sus hijos en talleres para padres e incluso si fuera posible para padres e hijos donde puedan tratarse en situaciones controladas y en un entorno protegido donde tengan la oportunidad de abordar temas difíciles o tabú que no se tratan en casa.

Conclusiones

El suicidio siempre ha sido una palabra que lleva una estigmatización sobre los supervivientes a la víctima, la familia o el grupo. La culpabilidad es una de las principales consecuencias y el modo de tratar el duelo será tratado de una manera diferente que el duelo normal por verse complicado por otro tipo de componentes. Es por ello que todo cuando pueda invertirse en su prevención es poco. Nosotros como agentes educativos y comunicativos debemos ser ejemplo para saber tratar este hecho de manera clara, sin tabúes ni juzgar. Debemos tomar una posición de escucha, comprensión y fomentar la cohesión del grupo para que sea una herramienta eficaz en sí mismo para detectar posibles casos o indicios que puedan hacer que alguno de los miembros piense en el suicidio como la solución a sus problemas. Con este artículo queremos compartir una manera más de abordar este fenómeno en las aulas y con las familias desde la multicausalidad, la implicación de diversos factores, la intervención multiagentes y la implicación de sus miembros para impulsar así la inclusión de este problema que subyace de otros como el bullying o el ciberacoso,  y su abordaje en el día a día en las aulas.

Referencias

Libros

  • BUENDÍA, J. El suicidio en adolescentes: factores implicados en el comportamiento suicida. Murcia: Universidad de Murcia, 2004.
  • LAZARE, A. Outpatient psychiatry: Diagnosis and treatment, Baltimore: Williams and Wilkins, 1979.
  • PONTECORVO, C. (coord.) Manual de psicología de la educación. Sevilla: Editorial Popular, 2003.
  • RODRÍGUEZ ESPINAR, S. Teoría y práctica de la orientación educativa. Barcelona: PPU, 1993.
  • WILLIAM WORDE, J. El tratamiento del duelo. Asesoramiento psicológico y terapia. 4.ª edición. Barcelona: Paidós Psicología Psiquistría y Psicoterapia, 2016.

Revistas

  • CALLAHAN, J. (2000):”Predictors and correlates of bereavement in suicide support group participants”.Suicide & Life-Threatening Behavior, 30, págs. 104-124.
  • CASTILLA, C y DE VICENTE, A. (2017): “Claves para la prevención del suicidio de adolescents”. Infocop, nº 67, pág. 22
  • MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, J. M. y FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, B. (2013). “Tres psicodinamias en los intentos de suicidios”. Revista de Análisis Transaccional. Vol. 2, pág., 61.

Links

  • Efe. Madrid (2016). Los suicidios, primera causa de muerte externa en España. 24-09-2017. http://www.lne.es/sociedad/2016/03/30/suicido-primera-causa-muerte-externa/1903892.html.
  • La Vanguardia (2017): Los suicidios y las autolesiones son la primera causa de muerte entre los menores que viven en Europa. 23-09-2017. http://www.lavanguardia.com/vida/20170516/422621922204/causa-muerte-adolescentes.html.
  • KIVA. Universidad de Turku. Finlandia. 24-09-2017. http://www.kivaprogram.net/guia-para-padres/#p=16.
  • Jiménez Pietropaolo, J. (2016): Guía para la prevención de la conducta suicida de la comunidad de Madrid. 24-09-2017 http://www.madrid.org/bvirtual/BVCM017853.pdf.