Bibliotecas escolares útiles y divertidas »
19/09/2017 por Guiomar Jiménez Becerril

El mundo grande de las bibliotecas escolares

 

El siguiente trabajo propone una serie de ideas que se pueden trabajar en las bibliotecas escolares para fomentar el gusto por la lectura y la investigación. Para ello, se sugieren una serie de actividades a partir de una serie de libros de la editorial francesa L’École des Loisirs, especializada en literatura juvenil, la novela La Grammaire est une chanson douce del autor Erik Orsenna, que se llevarán a cabo con la colaboración entre el docente y el bibliotecario para sacar el mayor partido de la biblioteca escolar. Asimismo, se incluirán algunas ideas que ya se practican en los centros educativos para mostrar un panorama más completo de la enseñanza de la lectura más allá del aula. Incluso, se puede considerar la biblioteca escolar como una prolongación del aula con actividades lúdicas, relacionadas con el libro.


The following paper proposes a few ideas that can be applied in school libraries to promote reading al leisure and researching. To do so, the author will suggest a few activities around some books, published by the french editor L’École des Loisirs, specialised in teen literature, and the novel La Grammaire est une chanson douce by Erik Orsenna, which will take place with the collaboration between the teacher and the librarian to employ as much as possible the school library. The paper will also include some ideas that are already in use in school to show the whole prospect of teaching beyond the classroom. The school library can even be considered as a classroom prolongation with entertaining activities based around books.


Palabras clave

“Bibliotecas escolares”, “Educación”, “Libro”, “Investigación”, “Lectura”, “Actividades”


Keywords

“School libraries”, “Education”, “Book”, “Research”, “Reading", “Activities”.


1. Introducción

La lectura, aparte de fuente de placer y conocimiento, forma parte de las competencias clave que los alumnos deben adquirir a lo largo de la escolarización. Ya se trate de fomentar la lectura y el gusto por los libros, o para la investigación, no siempre se acude a uno de los lugares más propicios para realizar estas actividades: la biblioteca escolar. Jose Camacho Espinosa (Espinosa, La lectura y la biblioteca escolar: tesoros por descubrir, 2006) opina que:

“Desde la publicación de la Ley General de Educación hasta la actualidad, la biblioteca escolar ha sido considerada como un recurso fundamental para la actividad docente. Sin embargo, su empleo por parte de los miembros de la comunidad educativa está aún hoy por debajo de lo deseable. Conviene, por ello, hacer una reflexión acerca de sus potencialidades y de las condiciones que debe reunir para que pase a ser, definitivamente, un factor de calidad de la educación”. 

Después de revisar el apartado de las instrucciones extremeñas sobre la lectura y las bibliotecas escolares (Instrucciones de la Dirección General de Política Educativa de 27 de Junio de 2006, por la que se concretan las normas de carácter general a las que deben adecuar su organización y funcionamiento los Institutos de Educación Secundaria y los Institutos de, 2006), y las opiniones de dos especialistas Contreras Navarro y Camacho Espinosa, se propondrán algunas actividades existentes y algunas originales de actividades relacionadas con libros juveniles o para descubrir la biblioteca del centro educativo. 

Justificación teórica 

El apartado I.1 sobre el proyecto educativo de centro del anexo de las Instrucciones de la Dirección General de Política Educativa de 27 de Junio de 2006, por la que se concretan las normas de carácter general a las que deben adecuar su organización y funcionamiento los Institutos de Educación Secundaria y los Institutos de Educación Secundaria Obligatoria de Extremadura (2006) y el apartado I.3 sobre proyecto curricular de etapa (Idem) tratan de “El proyecto de organización y uso de la biblioteca escolar como centro de recursos para la enseñanza y el fomento de la lectura.”. Estos dos documentos insisten sobre la importancia de la práctica lectora y del libro en la enseñanza y del papel que deberían ocupar las bibliotecas escolares en el aprendizaje. Sin embargo, la realidad no siempre es así. 

A pesar de que en los últimos años la forma y el soporte de los libros se han multiplicado, su esencia persiste como difusor de información y conocimiento tanto en las obras de divulgación científica como en las literarias. En una sociedad inundada por las TIC y los medios de comunicación, frente a la imagen, el libro es el único que contribuye directamente al desarrollo de la imaginación en todas las edades. Por ello, se puede considerar al libro y a la lectura como reminiscentes de las antiguas radio novelas y de las noticias radiofónicas. Esta particularidad hace de él un emisor privilegiado para el aprendizaje. 

Además, la lectura se encuentra entre las competencias clave que el alumno debe adquirir durante la Educación Secundaria Obligatoria al igual que la competencias digital y creativa, dónde se debe poner en práctica la investigación y la síntesis de datos. Aparte de las fuentes de información y las bases de datos crecientes en la red, lo más adecuado consiste en fomentar el trabajo en las bibliotecas públicas o, aún mejor, las de los centros educativos. En efecto, organizar actividades en la biblioteca escolar es idóneo, puesto que el profesor tiene la posibilidad de colaborar con el bibliotecario, lo cual supone según José Camacho Espinosa (2005):

  1. Asesorar al educando en la búsqueda de datos del catálogo de la biblioteca en el recinto escolar, en el aula de informática o en su casa desde el catálogo virtual o desde el blog.
  2. Guiarle para aprender a evaluar la fiabilidad de los datos.
  3. Valorizar el contenido de la biblioteca escolar.

Conviene recalcar que, en el Bachillerato, la búsqueda de datos constituye aún un elemento fundamental para ampliar los conocimientos y para completar las explicaciones del profesor. También se trata de una preparación fundamental para la universidad en dónde se consolidará la investigación como método de trabajo indispensable.  

Objetivos 

Este trabajo pretende dar a conocer algunas actividades propuestas por la editorial francesa de literatura L’École des Loisirs a partir de ciertos de sus libros, y otras originales de reflexión sobre la lectura, dignas de ponerse en práctica en las bibliotecas de los centros educativos, especialmente en las etapas Infantil y Primaria, aunque también se pueden adaptar a Secundaria. Asimismo, se incluirán otras actividades tradicionales que ya se trabajan en la enseñanza y La Grammaire est une chanson douce del autor Erik Orsenna para que el panorama quede más completo. 

Se ha escogido esa editorial por la variedad de contenidos que propone, porque las publicaciones van acompañadas por unos ficheros pedagógicos que sugieren ideas tanto en formato papel como audiovisuales y hasta de psicomotricidad, pero sobre todo, porque resultan motivadoras para los niños y les animan a descubrir otros títulos de las colección. Aunque se trate de títulos en francés, lo cual los hace perfectos para el estudio de una lengua vehicular, también pueden traducirse y emplearse en otros idiomas. Finalmente, cabe destacar que la lectura y la biblioteca también pueden trabajarse como elementos transversales entre las materias Lengua, Lengua Vehicular, e incluso Ciencias y Matemáticas, puesto que no se descartan ni recetas de cocina inspiradas de las historias estudiadas, ni actividades lógicas para contar elementos de las ilustraciones o clasificar los títulos según distintos criterios. 

Marco teórico 

Según Carmen María Contreras Navarro (2009):

“El desarrollo de un proyecto en la biblioteca nace de la necesidad de crear un contacto directo con los libros; debido al escaso contacto que mantenían estos niños por las características de su ambiente con ellos. En estos niños su única fuente de información se encuentra en la calle, poco saben de los libros, pocos cuentos conocen, para ellos el mundo de los libros en general es un mundo desconocido y por descubrir. Al que sólo puede tener acceso desde la escuela”.  

En el caso de las etapas de la educación infantil y la educación primaria, el aprendizaje está muy ligado a las bibliotecas escolares y los libros ya que el educando comienza a desarrollar el lenguaje y la competencia lectora. Las historias se van integrando poco a poco cuando los docentes leen historias a los niños o les proponen un libro de imágenes para trabajar el vocabulario. Después, los libros escolares van incluyendo fragmentos de fábulas y cuentos cada vez más complejos para las actividades de comprensión. 

No obstante, a pesar de la enseñanza con literatura juvenil, José Antonio Camacho Espinosa (2005) opina que el libro se toma prestado en Secundaria más como un instrumento de trabajo y no siempre se cuenta con la colaboración del bibliotecario para crear actividades lúdicas que garanticen la adquisición de hábitos lectores por gusto más que por obligación. Para él, se trata de una asistencia desaprovechada, ya que una acción entre ambos profesionales sería de lo más provechoso para que los alumnos adquieran progresivamente los hábitos de investigación y síntesis que irán mejorando a lo largo de la etapa. En efecto, la biblioteca es el lugar idóneo por varias razones. Primero, porque se valoriza el establecimiento escolar con toda su documentación. Segundo, para fomentar el gusto por la lectura con los consejos del responsable del centro ya se trate de literatura juvenil, de revistas especializadas y de obras que les pueden interesar. Tercero, porque el bibliotecario puede asesorar a los niños en la búsqueda de documentos para enseñarles a distinguir la fiabilidad de las fuentes. Además, esta acción también contribuirá a que una vez en la universidad, los estudiantes hayan adquirido la base de la práctica que deberán ejercer más tarde en la búsqueda de datos para los trabajos universitarios. Por ello Camacho Espinosa (2005) lamenta que no se valorice más la labor de las bibliotecas escolares en la etapa secundaria, mientras que define las de las universidades como “el corazón del saber”. 

2. Actividades

No es necesario que los niños sepan ya leer y escribir para comenzar con las actividades en la biblioteca sino todo lo contrario. Siguiendo la teoría de Contreras Navarro (2009), cuanto antes se familiaricen con el objeto-libro tanto como fuente de diversión como de descubrimiento, más posible es crear futuros lectores.

2.1. Ideas sin libro determinado

Las ideas de este apartado que no son originales vienen del libro Animar a la lectura (Donner le goût de lire) de Christian Poslaniec (2004)sobre la animación de bibliotecas juveniles.

  • El abecedario (Poslaniec, 2004):

Esta actividad es adecuada para las etapas Infantil y Primaria. Se trata de seleccionar tantos libros como las letras del abecedario que los niños deberán colocar en orden. Se puede comenzar con títulos compuestos de una sola palabra y después proponer títulos con frases cada vez más complejas. 

  • La caza del tesoro (Poslaniec, 2004):

Actividad idónea para descubrir la biblioteca y las distintas categorías de libros: novela, libro ilustrado, cuento, primeras lecturas, revistas, libros pedagógicos, canciones, poesías, etc. con los alumnos que ya leen. Con los que están aprendiendo, se llevará a cabo en el segundo o el tercer trimestre. Se comienza recorriendo la biblioteca con los alumnos y explicándoles las distintas categorías. Después, se les deja un plano y se les distribuye por grupos.

Los niños que ya dominan la lectura tendrán una lista con los códigos de ubicación de los libros y tendrán que orientarse para encontrar el botín en cada parte de la biblioteca. Los que están aprendiendo a leer tendrán el mapa, pero los títulos de los libros serán más sencillos y estarán cortados para que los alumnos reflexionen sobre los componentes de la frase. Sólo podrán ir a buscar las obras cuando hayan ordenado al menos un título. 

  • El dominó (Poslaniec, 2004):

Actividad muy sencilla para todos los alumnos. El bibliotecario selecciona unos cuantos libros con un criterio en común y los niños van a buscar más y los van colocando hasta completar un rectángulo en el suelo. Para la etapa Infantil, el punto en común puede ser un color determinado, un personaje común, un animal, un dibujo; mientras que en los primeros cursos de Primaria, se comenzará con una sílaba, una palabra y luego estructuras cada vez más complejas como frases u oraciones.

  • El safari (Poslaniec, 2004):

Es una caza del tesoro, pero se trabaja a partir de las portadas y las contraportadas de los libros. Los niños tienen una lista que describe unas cuantas obras y revistas sin necesidad de abrirlas y que pueden encontrarse en distintas categorías. Es recomendable incluir un libro común o de la misma serie en todos los grupos. En la descripción se incluye el color de la portada, se describen las ilustraciones, se especifica si las letras del título, el autor y la editorial están impresas en mayúscula o minúscula, etc.  

  • Las adivinanzas (Poslaniec, 2004):

Este juego sirve para libros no muy leídos. Se selecciona un título de un género que no les atraiga mucho y ellos van formulando preguntas para adivinar el título como ¿Se trata de un cuento/revista/libro de aventuras/obra de teatro? ¿Tiene un adjetivo en el título? ¿El nombre está en plural? ¿Hay un animal en el título?, hasta que los alumnos adivinen el título. Se puede llevar a cabo la actividad por grupos si son muy numerosos o individualmente. Aparte de las preguntas, se puede incluir, canto, mimo, dibujo o el juego del ahorcado.

  • Rally lectura o batalla de libros (Bizarreta, 2009):

Se trata de seleccionar unos cuantos libros, fotocopiar las portadas y pedir a los niños que elijan uno que leerán durante una semana o en menos tiempo si son lectores asiduos. Al terminar, rellenarán un cuestionario con varias preguntas con una única respuesta válida entre todas. Asimismo, se pueden repartir los libros entre los alumnos por grupos, para que realicen ellos mismos los cuestionarios para los demás. Cuantos más libros lean y más cuestionarios rellenen, más puntos gana. La idea principal es formular preguntas, cuyas repuestas no puedan encontrarse en internet para que los niños lean los libros, aunque sólo sea unos pocos. Un ejemplo de pregunta es saber si un personaje ha hablado con otro antes de su muerte en una época en la que aún no existe el teléfono y donde se comunican sólo en persona o por carta.

  • Crucigramas y sopas de letras:

Estos ejercicios son clásicos de la enseñanza en todos los niveles, puesto que resultan muy motivadores para los alumnos, que disfrutan con estos juegos mientras aprenden vocabulario. La idea para la biblioteca escolar es crear las actividades relacionándolas con títulos del patrimonio cultural hispano. 

Actividad original: tomar como tema la historia del libro como objeto, para enseñar al educando de Secundaria cómo ha cambiado desde la antigüedad hasta la época digital y crear un mural o escribir un wiki para ilustrar la reflexión. Además, se puede finalizar el estudio visitando la Biblioteca Nacional Museo del Libro.

  • Capítulos o finales suplementarios:

Esta actividad es válida para todos los niveles desde los más pequeños, que realizarán libros ilustrados, hasta los más mayores de las etapas Primaria y Secundaria, que algunas veces logran crear trabajos de gran calidad. Otra posibilidad es completar un capítulo sin conocer el final para estimular su imaginación. Además, no es imprescindible que sea textual, también pueden escribir un cómic si les resulta más motivador a la hora de redactar. Al terminar el ejercicio, los que lo deseen siempre podrán imprimir su escrito para tener un recuerdo del trabajo. El género más adecuado para esto es el cuento, ya que permite la totalidad de la lectura, pero no impide tomar solamente un fragmento de una novela e incluso de una poesía o alguna canción tradicional.

  • Lluvia de ideas inspirada en el libro y la lectura:

Actividad original: esta idea tiene de especial que fomenta la reflexión sobre el acto de leer y se puede trabajar a partir de 3° de ESO hasta Secundaria y Bachillerato. Consiste en pedir a los niños que digan en lo primero que les hacen pensar las palabras lectura y libro, mientras que otro alumno o el bibliotecario van apuntando sus ideas en la pizarra. Si les cuesta lanzarse se les preguntará para qué sirve un libro. Las primeras ideas suelen ser aprender, leer, dibujar, soñar o divertirse, pero también se obtienen resultados más inesperados como viajar, evadirse, expresarse o esconderse. Después podrán ilustrar los resultados en un mural.

Otra posibilidad relacionada con esta actividad comienza con una búsqueda en internet de imágenes relacionadas con el libro y la lectura. Entre los resultados aparecen unos niños leyendo, mientras que personajes, animales y conceptos salen de entre las páginas del libro; otros que vuelan sentados sobre libros, un ratón con gafas leyendo…, auténticas metáforas que pueden relacionarse con las ideas formuladas antes durante la lluvia de ideas. El profesor reparte las imágenes a los alumnos, que las observarán, reflexionarán sobre en qué les hacen pensar y lo expondrán a sus compañeros. 

2.2. Ideas con libro determinado

Aparte de proponer una colección extensa de obras desde cero a dieciocho años, la página web de la editorial L’École des Loisirs (L'École des Loisirs, s.f.) y el apartado L’École des Max (L'École des Max, s.f.) contienen una lista de documentos pedagógicos varios con ideas para explotar los libros. Desde entrevistas a los autores, hasta juegos interactivos y referencias a pintores o personajes de la cultura popular o a otros países, los documentos tienen enlaces hacia creaciones de los lectores juveniles o exposiciones relacionadas con el tema. Además, queda la posibilidad de inscribirse para participar en un foro que alimentan profesionales del mundo del libro y de la enseñanza, que desean compartir sus ideas con la editorial. 

Antes de comenzar cada una de las ideas siguientes, es recomendable leer los libros en clase y estudiarlos con actividades más tradicionales para que los niños se familiaricen con la historia, los personajes y el vocabulario más complicado. 

La novela del autor Erik Orsenna es más apropiada para los últimos cursos de Primaria o el primer ciclo de Secundaria, mientras que los demás son dignos de estudiarse tanto en la etapa infantil como en toda Primaria. 

Una sugerencia inicial que vale para todos los libros siguientes es presentar la portada de la obra con el título escondido y pedir a los niños que escriban uno nuevo o sugerirles que intenten adivinar de que hablará la narración antes de comenzar la lectura. Pondremos varios ejemplos con títulos reales. 

2.2.1. La silla azul (La chaise bleue) (Boujon, 2011)

Resumen: Dos perros pasean por el desierto y se encuentran una silla azul con la que empiezan a jugar imaginándose que se trata de un medio de transporte, la taquilla de un banco, el mostrador de una tienda, etc. Hasta que un dromedario que no entiende el juego se la quita enfadado para demostrarles su verdadera utilidad. 

Actividades:

Después de estudiar el lenguaje y las expresiones lingüísticas, el panfleto pedagógico que acompaña este libro (L'École des Max, 2011) sugiere una idea fantástica para trabajar la psicomotricidad y la creatividad de los alumnos: reproducir la historia de los personajes en una zona de la biblioteca, en el patio, o en el gimnasio. Los niños, individualmente o en grupos de dos o tres, escogen una página del libro que interpretan y los demás deben adivinar de cuál se trata. Asimismo, se les puede animar a imaginar nuevas ideas para emplear la silla. Después, para fomentar realmente la creatividad del educando, se cambia la silla azul por un aro rojo y una caja verde para permitir más posibilidades. Además, para compartir la experiencia con los padres y con otros compañeros, se puede inmortalizar la experiencia tomando fotos y creando un libro con los alumnos, que completarán las fotografías dibujando las dunas, pegando arena alrededor, escribiendo los diálogos. Otra posibilidad es publicarlas en el blog del colegio. 

El panfleto (L'École des Max, 2011) propone también un juego de memoria que consiste en ir repitiendo el título del libro e ir añadiendo elementos para hacer una frase más compleja: “Una silla azul”, “Una silla azul y pequeña”, “Una silla azul y pequeña para estudiar”, “Una silla azul y pequeña, muy cómoda, para estudiar”, etc. Cuando uno de los niños comete un error, se comienza una nueva serie. 

Idea original: En el caso de los más pequeños, es posible una idea similar, pero empleando un juego de memoria de mesa tradicional con ilustraciones de los usos de la silla y los personajes. 

Para terminar, se puede representar el libro ante las demás clases y aprender la canción La chaise bleue (Maoré & Boujon, 2012), cuya letra está compuesta a partir de la historia y que también permite trabajar la inteligencia musical para completar el espectáculo. 

2.2.2. Baobonbon (Ichikawa, Baobonbon, 2001)

Resumen: en Baobonbon, Pa, un niño va a vender plátanos al mercado. Durante el camino, le entra sed por haber corrido y, al pararse a la sombra de un baobab, se da cuenta de que el árbol tiene aún más sed que él. Mientras va a buscar agua unos monos se comen los plátanos que pensaba cambiar por agua y vender después. El árbol le regala sus frutos y le da una receta de caramelos que podrá vender en el mercado para comprar todo lo que su madre le había encargado y muchas más cosas. 

Este libro permite estudiar el medioambiente, la naturaleza y los animales de la sabana africana, especialmente, la gacela, los monos y, sobre todo, el baobab con la creación de un mural adaptado tanto para los primeros cursos de primaria como los de maternal. Los niños que ya saben leer, pueden investigar sobre el árbol y los animales e incluso crear su árbol, mientras que los del nivel infantil, ilustrarán el árbol para crear un bosque. Los más pequeños pueden crear un trabajo conjunto en el que cada una de las manitas será parte de las ramas, pero se pueden añadir los personajes de la historia debajo del libro. Una sugerencia para primaria en la que pueden colaborar el bibliotecario y el docente es pedir a los niños que describan una escena adicional para la historia. 

Actividad original: preparar con los niños la bebida tradicional africana a partir del fruto del baobab.

Receta:

  • Verter en una botella un cuarto de polvo de fruto de baobab.
  • Añadir la mitad de azúcar.
  • Llenar el resto de la botella con agua y sacudir la botella bien.

También se puede preparar mezclando todos los ingredientes en un bol y batiéndolos bien. Aparte de esta receta se puede proponer otra bebida tradicional en África llamada bissap, que viene de la flor del hibisco. La preparación es similar, con las flores, menta, azúcar y agua.

2.2.3. Mi cabra Karam-Karam (Ichikawa, Ma chèvre Karam-Karam, 1997)

Resumen: En Mi cabra Karam-Karam dos niños van a vender al mercado respectivamente pescado y una cabra. Al huir el animal, el niño del pescado corre tras ella, que parece burlarse de su perseguidor, quien la califica “Karam-Karam” como unas espinas que se clavan en el pie. Al final, la cabra salvará la vida al niño y, no sólo no será vendida sino que ambos se volverán íntimos amigos. 

Actividad: este libro conviene para organizar un debate sobre el trabajo infantil, los Derechos del niño, las condiciones de vida de niños en África, la ganadería y, en especial, el origen de la leche. 

Idea original: este libro es perfecto para trabajar los estados de la materia con una receta muy sencilla para preparar queso en una media hora relacionando lectura, lenguaje y conocimiento del medio. Los niños deben haber estudiado antes el pasaje del sólido al líquido para comprender mejor los cambios. Se puede comenzar preguntando en clase de dónde viene la leche y que animales la proporcionan. Después, se les explica que vamos a preparar queso en la cocina del centro con leche, limón y un poco de sal. Receta:

  • Poner a calentar leche fresca y no pasteurizada en un cazo.
  • Añadir el zumo de un limón antes de que empiece a hervir.
  • Una vez separado el suero de la parte grasa, se vierte todo en un paño encima del fregadero, sujetándolo por las esquinas para mantener el queso, mientras que se escurre el suero.
  • Se presiona la parte grasa para quitar el aire y permitir que el queso se conserve mejor.
  • Para terminar, se condimenta con un poco de sal.
  • También se puede añadir nueces, miel o especias.

Los niños recibirán la receta por si quieren probar la receta en casa con ayuda de sus padres. Asimismo, al ser una receta saludable, se puede hacer la demostración con los alumnos más pequeños para trabajar el tema del desayuno y la nutrición. 

2.2.4. La Gramática es una canción dulce (La Grammaire est une chanson douce) (Orsenna, 2003)

Resumen: Juana y Tomás naufragan en una isla dónde las palabras de los diccionarios escapan de los libros y cobran vida propia. Durante su estancia en la isla, Juana aprenderá la riqueza del lenguaje y la utilidad de conocer bien el funcionamiento de la gramática, especialmente de los componentes de la frase. 

Actividad: utilizar a los personajes para explicar los componentes de la frase nombres, artículos, adjetivos, verbos, adverbios y pronombres para los ejercicios más tradicionales. Después, pedir a los niños que escriban unos diálogos adicionales sobre la concordancia entre artículo, nombre y adjetivo y proponerles representarlos delante de la clase, e incluso, como espectáculo del colegio o en el blog. Los alumnos de los cursos más avanzados pueden trabajar los demás fragmentos de los componentes de la frase para una actividad similar. Esta actividad también permite trabajar las competencias creativas e incluso digital, puesto que los grupos que lo deseen podrán crear los decorados y los accesorios para la representación. 

Conclusiones

Estas ideas son solamente algunas sugerencias de muchas actividades que se pueden realizar en las bibliotecas escolares y que serán aún más efectivas si hay colaboración entre el docente y los bibliotecarios-documentalistas. Sin embargo, aunque la mayoría de las actividades resultan motivadoras para los niños no quiere decir que todos los niños vayan a volverse lectores asiduos. Se trata más de animarles a que descubran el mundo de los libros y a fomentar el gusto por la lectura. Por ello, es bueno intercalar sesiones durante las cuales puedan curiosear y leer a su antojo, El objetivo principal es que lean. Incluso se puede prever que alguno lea a los demás un fragmento en voz alta. A los niños de Primaria que comienzan a leer les suele gustar la lectura en grupo incluso de textos que ya conocen por haberlos escuchado antes en la etapa Infantil. Lo fundamental es lograr que integren los libros en sus vidas un mínimo ya se trate de obras en formato papel como digital y que se trabaje con el contenido de la biblioteca para aprovechar al máximo los recursos del establecimiento.

Muchas de estas actividades, tanto las originales como las inspiradas en ideas existentes, ya se han puesto en práctica en bibliotecas escolares y son muy exitosas con los alumnos como una prolongación lúdica del aula en la biblioteca del centro educativo. Sin embargo, sería conveniente continuar el estudio con alguna editorial española de literatura juvenil para que las ideas se puedan aplicar no sólo como lengua vehicular sino también en la lengua materna de los alumnos.

Referencias

Libros

  • Boujon, C. (2001). La chaise bleue. Paris: L'École des Loisirs.
  • Ichikawa, S. (1997). Ma chèvre Karam-Karam. Paris: L'École des Loisirs.
  • Ichikawa, S. (2001). Baobonbon. Paris: L'École des Loisirs.
  • Orsenna, E. (2003). La Grammaire est une chanson douce. Paris: Le Livre de Poche.
  • Poslaniec, C. (2004). Donner le goût de lire. Paris: La Martinière.

Revistas

  • Espinosa, J. A. (05 de 08 de 2005). Biblioteca escolar: Centro de documentación,información y recursos para la comunidad educativa. Revista de Educación, 303-324. Consultado 15 de 02 de 2017, en http://www.revistaeducacion.mec.es/re2005/re2005_21.pdf
  • Espinosa, J. A. (2006). La lectura y la biblioteca escolar: tesoros por descubrir. Idea La Mancha: Revista de Educación de Castilla La Mancha(3), 105-114. Consultado 15 de 02 de 2017
  • Navarro, C. M. (Enero de 2009). Actividades de biblioteca en la educación infantil. Innovación y experiencias educativas(14). Consultado 15 de 02 de 2017

Links

Legislación

  • Instrucciones de la Dirección General de Política Educativa de 27 de Junio de 2006, por la que se concretan las normas de carácter general a las que deben adecuar su organización y funcionamiento los Institutos de Educación Secundaria y los Institutos de Extremadura. Junta de Extremadura, Consejería de Educación, Mérida, 2006. Consultado 20 de 02 de 2017, en http://sauce.pntic.mec.es/falcon/in_secreg.pdf