Una herramienta para alcanzar un aprendizaje realmente significativo »
26/06/2019 por Silvana Soberino Galvao

Los museos virtuales

 

El concepto de patrimonio cultural comenzó a perfilarse en la época del Renacimiento. El término ha ido evolucionando a lo largo de la historia, hasta tal punto que, actualmente, ha ampliado su significado y comprende los bienes materiales —naturales, científicos, industriales, etc.— e inmateriales —tradiciones y costumbres—. Organizaciones como la UNESCO trabajan arduamente en concienciar a la sociedad sobre su importancia, difusión y conservación. Asimismo la divulgación patrimonial es realizada desde los centros escolares y la educación no formal. En ese sentido, Internet y las herramientas multimedia han adquirido un papel protagonista. El alumnado de Enseñanza Media vive inmerso en la sociedad de la información y responde positivamente ante estos recursos. No obstante, la falta de formación del profesorado impide en ocasiones el cambio metodológico basado en las TIC. A lo largo del presente artículo se explicarán las ventajas de los entornos virtuales y como favorecen el aprendizaje significativo.

Palabras clave

Museo virtual, patrimonio cultural, TIC, aula virtual, didáctica del patrimonio.


The concept of Cultural Heritage began to be written in the Renaissance. The term has evolved throughout history. Currently, it has expanded its meaning and includes the material goods, natural, scientific, industrial, etc,  and immaterial, traditions and customs. Organizations such as UNESCO work to make society aware of its importance, dissemination and conservation. Likewise, patrimonial disclosure is made from school centers and non-formal education. In this sense, the Internet and multimedia tools have acquired a leading role. The students of Secondary Education live immersed in the information society and respond positively to these resources. However, the lack of teacher training sometimes prevents the methodological change based on ICT. Throughout this article the advantages of virtual environments and how they favor meaningful learning will be explained.

Keywords

Virtual museum, Cultural Heritage, ICT, virtual class, didactic Heritage.


¿Qué es el patrimonio cultural?

A lo largo de los siglos, se han perfilado numerosas definiciones para explicar qué entendemos por patrimonio cultural. Para muchos historiadores el término Patrimonio Cultural tiene su origen en el Renacimiento y el Humanismo, es decir, en el siglo XV; puesto que fue en ese entonces cuando empieza a darse un interés por el pasado y simultáneamente por las perspectivas hacia el futuro. Nacen así los coleccionistas.

Durante los siglos precedentes el término fue evolucionando, a principios del siglo XIX el concepto aludía a las antigüedades clásicas, de manera paulatina se fueron integrando términos artísticos y arquitectónicos. En la centuria siguiente el término amplifica su significado, se incorporan geológico, paleontológico, industrial y minero. Asimismo el científico, antropológico y etnológico. Con ello el concepto alcanza una dimensión mucho más amplia, el Patrimonio adquiere una visión global, puesto que valora toda la existencia material e inmaterial que fundamenta la diversidad de las identidades de los distintos grupos sociales.

Avanzado el siglo XX, en la Conferencia Mundial de la UNESCO sobre Patrimonio Cultural, celebrada en México en el año 1982, se redactó la siguiente definición: “el patrimonio cultural de un pueblo comprende las obras de sus artistas, arquitectos, músicos, escritores y sabios, así como las creaciones anónimas, surgidas del alma popular, y el conjunto de valores que dan sentido a la vida, es decir, las obras materiales y no materiales que expresan la creatividad de ese pueblo; la lengua, los ritos, las creencias, los lugares y monumentos históricos, la literatura, las obras de arte y los archivos y bibliotecas”.

En España, según la legislación estatal sobre patrimonio histórico de 1985, “el patrimonio histórico español es el principal testigo de la contribución histórica de los españoles a la civilización universal y de su capacidad creativa contemporánea”.

De manera resumida, el patrimonio se puede dividir según el tipo de bienes: los bienes inmuebles, que hacen alusión a monumentos, edificios, enclaves históricos, yacimientos arqueológicos, etc. Los bienes muebles están relacionados con las bellas artes, pinturas sobre tablas, óleos sobre lienzo, conjuntos escultóricos y hallazgos arqueológicos. El patrimonio documental y bibliográfico engloba dibujos, grabados, cartografía, todo tipo de archivos (gráficos, sonoros, audiovisuales, informáticos, manuscritos, periódicos, etc.). El patrimonio natural, como su propio nombre indica, alude los espacios y monumentos naturales, jardines botánicos. Por último, el patrimonio inmaterial comprende las tradiciones, las costumbres, el folclore de un territorio en concreto.

La importancia del patrimonio cultural

Según la UNESCO, el patrimonio cultural “en su más amplio sentido es a la vez un producto y un proceso que suministra a las sociedades un caudal de recursos que se heredan del pasado, se crean en el presente y se trasmiten a las generaciones futuras para su beneficio (…) contribuye a la revalorización continua de las culturas y de las identidades, y es un vehículo importante para la transmisión de experiencias, aptitudes y conocimientos entre las generaciones”.

La conciencia colectiva ha sufrido un retroceso en cuanto a la pérdida de identidad respecto a su pasado, por ello es fundamental el valor de la difusión del Patrimonio en nuestra sociedad. La importancia del Patrimonio radica precisamente en ser el conducto que vincula dicha conciencia con su Historia favoreciendo la cohesión social. Por lo tanto, su difusión es fundamental para promover el acceso a la diversidad cultural y, sobretodo, a nuestro pasado.

De esa forma, el Patrimonio de la humanidad testimonia la existencia de nuestros antepasados, y la manera en la que las civilizaciones se han transformado hasta nuestros días. El Patrimonio Cultural tiene la singularidad de educar, posibilita un conocimiento de nuestro pasado histórico a través de testimonios vivos, lo que ofrece a la sociedad herramientas para analizar la actualidad desde una actitud crítica. En otras palabras, el Patrimonio es esencial como fuente de conocimiento social para comprender el medio en el que vivimos y nuestra evolución histórica.

Todas estas observaciones están estrechamente relacionadas con la puesta en valor del Patrimonio. Dicha puesta en valor, puede ser desarrollada mediante una metodología de intervención sobre el Patrimonio, para la creación de recursos con transcendencia educativa desde los medios digitales.  En otras palabras, el Patrimonio puede favorecer nuevas dimensiones curriculares dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje del alumnado.

Cabe señalar que la difusión patrimonial se ha enfocado al ámbito escolar, puesto que la Educación es fundamental para su conocimiento y conservación. Dicha difusión es protagonizada tanto dentro de la enseñanza reglada como fuera de los centros educativos, a través de instituciones como los museos o ayuntamientos.

Los medios digitales y las herramientas multimedia

Internet comenzó a popularizarse a principios de la década de los 90, su rápida expansión a nivel mundial y la importancia que ha adquirido en pocos años se debe principalmente a que es una herramienta de comunicación ágil. Su expansión ha creado lo que conocemos actualmente como sociedad de la información. La irrupción de las nuevas tecnologías han provocado una auténtica revolución tecnológica, los medios digitales han desarrollado un sistema de comunicación completo, que posibilita la transmisión de información de todo tipo de forma prácticamente instantánea. En ese sentido, la combinación de las tecnologías, la facilidad de los precios asequibles (fibras ópticas, cable, tecnologías inalámbricas…) dan lugar a nuevos servicios sustentados en operaciones rutinarias cada vez más difundidos y accesibles. La Red abarca los distintos medios de comunicación y está transformando nuestra manera de informarnos y comunicarnos.

La integración de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en la sociedad, y concretamente en el ámbito educativo, ha ido adquiriendo un gran protagonismo en los últimos años por lo que se ha constituido como una herramienta básica de trabajo dentro de la comunidad docente. La educación tiene que responder a las necesidades actuales de la sociedad. La formación del alumnado como ciudadanía del siglo XXI debe englobar la nueva cultura: alfabetización digital, búsqueda de información, recurso para elaborar trabajos, etc. No obstante, la integración de las TIC no supone meramente la disponibilidad de un aula de informática en los centros escolares, sino su total incorporación dentro de los procesos de enseñanza-aprendizaje. Este proceso está siendo desarrollado actualmente, para ello es fundamental la formación del profesorado y la familiarización del alumnado con dichas herramientas.

El patrimonio cultural en la educación: los museos virtuales y los entornos multimedia de aprendizaje

En lo que se refiere al ámbito educativo, a la hora de transmitir en el aula conocimientos alusivos al Patrimonio histórico, el recurso didáctico más frecuente son los libros de texto. A pesar de los intentos de innovación educativa y de las críticas, el libro de texto continúa monopolizando los materiales didácticos. Entre los motivos principales podemos aludir el ahorro de tiempo al docente en la preparación de las clases.

Además, los manuales escolares son demandados por el alumnado, las familias y los centros. En muchas ocasiones el libro de texto es de difícil comprensión para los estudiantes, fomentado un aprendizaje pasivo basado en la simple memorización.

Por otra parte, el diseño de programas cerrados basados en la repetición en un principio puede fomentar la motivación, pero con el tiempo termina perdiendo su atractivo.

En ese sentido, la falta de formación influye en que parte del profesorado esté aferrado a los libros de texto, y por ende, no cuente con los medios digitales entre los recursos educativos. Esto debe ser superado con una formación adecuada que permita abrir nuevas dimensiones curriculares.

No obstante, además de la carencia de formación, existe una desconfianza por parte de los docentes en la utilidad de las herramientas multimedia; ya que parte de la información proporcionada en muchas ocasiones carece de rigor científico. Por lo tanto, la labor del profesorado consiste en supervisar la veracidad de la información proporcionada por los portales.

Sin embargo, el conocimiento del patrimonio cuenta desde hace años con una serie de recursos que ayudan a su difusión: las nuevas tecnologías, concretamente, las herramientas multimedia e Internet. Dichos medios son muy útiles, puesto que el alumnado está totalmente familiarizado con la sociedad de la información. La difusión del Patrimonio es fundamental para promover su protección y conservación. En ese sentido, es necesario impulsar actitudes de solidaridad en la sociedad actual. La mencionada difusión es desempeñada tanto dentro de la enseñanza reglada como fuera del ámbito escolar, mediante instituciones como los ayuntamientos o los museos.

Los medios digitales juegan un papel fundamental en la divulgación del Patrimonio. Mediante el ordenador, tablet y demás aparatos electrónicos, se puede alcanzar un conocimiento significativo de parte del patrimonio y museos a nivel mundial. Además, como recurso didáctico favorecen de forma efectiva el proceso de enseñanza-aprendizaje, puesto que el alumnado responde positivamente ante estos materiales educativos.

Entre las ventajas de los recursos digitales en la difusión patrimonial es la motivación que despiertan en el público juvenil. Por otra parte, dichos recursos fomentan la construcción significativa del conocimiento, además respetan la diversidad dentro del ritmo de aprendizaje y favorecen el aprendizaje colaborativo. Por lo tanto, deben ser integrados dentro de los programas educativos para alcanzar un aprendizaje realmente significativo. Asimismo, la difusión en medios digitales posibilita el acercamiento a contextos culturales diferentes a los cotidianos del alumnado.

Llegados a este punto, es necesario establecer una definición de museo virtual. En palabras de Arturo Colorado, el museo virtual brinda al visitante un acceso simple a las obras y a la información que necesita encontrar en etapas artísticas y en diferentes museos. De esta manera, el museo virtual es el nexo entre muchas colecciones digitalizadas y permite organizar exposiciones ajustadas a los intereses de los visitantes. Colorado (2010).

Como antecedentes de los museos virtuales podemos citar al arquitecto francés Charles-Édouard Jeanneret-Gris, más conocido como Le Corbusier, quien en su libro El arte decorativo de hoy (1925) concebía un museo imaginario en el que las obras y objetos expuestos fuesen escogidas por los visitantes y no de manera impuesta, es decir, el autor proponía que los museos fuesen de creación personal fruto de la reflexión propia de cada usuario.

En la década precedente, el artista Marcel Duchamp, también de origen francés, crea su propio museo personal y además transportable, conocido como Boite en Valise, encerrado en un maletín que contenía réplicas en miniatura de sus obras dadaístas. Desde 1936 a 1941 elaboró trescientas copias para mostrar su obra sin las limitaciones impuestas por la autoridad museística. Además también ofrecía la opción de poseerlas. Este hecho tenía como objetivo fundamental difundir el conocimiento cultural.

Ilustración 1. Maletín de Marcel Duchamp

En la actualidad, los museos utilizan dispositivos cada vez más complejos que ligan lo lúdico y lo pedagógico con el objetivo de transformar las relaciones con los visitantes. En esa línea, espacios como el Museo del Louvre pueden ser visitados desde cualquier zona geográfica gracias al detallado recorrido digital que ofrece la institución. El Centro Pompidou, también en Francia, ha creado una aplicación gratuita para smartphone y tabletas, con la que es posible recorrer las distintas salas del museo en las que se muestran detalladamente las obras. En nuestro país asimismo contamos con espacios museísticos que nos bridan sus colecciones digitalizadas. Dentro de la web del Museo del Prado, la sección Pradomedia muestra ampliamente las colecciones permanentes y temporales, las distintas conferencias impartidas en el museo y las características estilísticas de sus diversos lienzos. Lo mismo podemos decir del Museo de Arte de Reina Sofía, ambos con ubicación física en la ciudad de Madrid. A nivel mundial, se debe agregar que la UNESCO ha creado en su página web un mapa interactivo, mediante el que es posible conocer todo el Patrimonio de la humanidad.

Ilustración 2. Mapa interactivo UNESCO del Patrimonio de la Humanidad

A ello podemos añadir la existencia de algunos museos únicamente en la Red, sin emplazamiento real que pueda ser visitado, estos espacios virtuales muestran obras de colecciones particulares. El Museo Kremer es el primer museo del planeta que solamente tiene emplazamiento virtual, muestra la colección particular de setenta y cuatro obras artísticas holandesas y flamencas del siglo XVII. El proyecto ha sido desarrollado por la colaboración entre el coleccionista holandés George Kremer y su hijo, Joel Kremer. La colección muestra el legado familiar de época barroca. Los visitantes tienen la posibilidad de contemplar las pinturas desde distintos ángulos (parte frontal y parte posterior), y potencialmente los rayos X con el instrumental apropiado. El proyecto Kremer abre nuevas dimensiones en el conocimiento del patrimonio artístico barroco, facilitando lograr un aprendizaje realmente significativo desde las aulas de la materia de Historia del Arte.

En efecto, las obras pueden exponerse incluyendo experiencias interactivas para su difusión desde cualquier punto. En el caso de Canarias, todos los espacios mencionados anteriormente son fundamentales para la divulgación de los bienes patrimoniales; puesto que la insularidad y la lejanía geográfica son factores que condicionan la difusión.

Además de lo dicho, las herramientas multimedia nos permiten ampliar más la heterogeneidad de las metodologías didácticas. Nos referimos a las aulas virtuales, mediante las que el alumnado, desde su propio centro educativo, mantiene contacto directo con arqueólogos de distintos ámbitos. A ello podemos añadir, por ejemplo, la simulación de la exploración de yacimientos submarinos desde los ordenadores del aula. Sin contar con los recursos digitales sería prácticamente imposible mostrar la prospección en clase. Se debe agregar que las multimedia cobran importancia en la conservación de los bienes patrimoniales en estado de riesgo. En la web de Hispania Nostra disponemos de una lista roja del patrimonio elaborada en 2007. Asimismo pueden ser visitados virtualmente los monumentos en peligro, como el convento renacentista de San Antonio de Padua (Toledo), víctima del vandalismo y el abandono.

Como experiencia personal podemos mencionar la simulación de una excavación arqueológica en el litoral de la isla de Gran Canaria. Dicha simulación fue protagonizada concretamente por dos grupos del nivel de 1.º de Bachillerato, en la que los alumnos y alumnas desempeñaron el papel de los arqueólogos y excavaron distintos restos óseos y bienes materiales prehispánicos. La propia vivencia del alumnado le llevó a una comprensión más significativa.

Por añadidura, citar un proyecto desarrollado con el grupo de 4.º de ESO, que consistía en la creación original de sus propios museos virtuales con distintas obras del siglo XIX y XX. El proyecto tuvo resultados muy positivos dada la implicación del alumnado. Además fue realizado un cuestionario tras finalizar la situación de aprendizaje, y el 94,5% respondió que las herramientas multimedia facilitaron su elaboración por su fácil manejo. Por otra parte, los resultados evidenciaron que estos recursos dinamizan la realización de las tareas.

Dificultades en el aprendizaje escolar del patrimonio

Desde una perspectiva constructivista del conocimiento es necesario analizar los obstáculos en el proceso de enseñanza-aprendizaje del alumnado, concretamente en nuestro caso, en relación con el aprendizaje del patrimonio. Las dificultades más comunes radican en la comprensión de los conceptos propios de la historia del arte, o lo que es lo mismo, el lenguaje estilístico de la materia.

En general, el aprendizaje del patrimonio histórico-artístico suele resultar atractivo para el alumnado, pero el lenguaje estilístico presenta dificultades que hacen muy compleja la comprensión; ya que no dominan el cuerpo terminológico propio de las distintas disciplinas artísticas: arquitectura, escultura y pintura. En el aula la experiencia nos muestra que los problemas fundamentalmente se presentan con los conceptos relacionados con el ámbito de la arquitectura.

En cuanto a las demás disciplinas, encontramos dificultades respecto al volumen, relieve y retrato; y especialmente en lo que respecta a los efectos plásticos de la escultura que el alumnado suele confundir con la pintura. En relación con este ámbito, el concepto de perspectiva tanto lineal como área se presenta muy complejo a la hora de ser explicado en clase.

Tras analizar grosso modo las dificultades más frecuentes, y avanzando en nuestro razonamiento, el cambio metodológico basado en la cultura digital es fundamental para  satisfacer las necesidades del alumnado. Internet nos ofrece una metodología didáctica flexible. Los espacios virtuales facilitan a su vez el aprendizaje cooperativo.

Actualmente, a partir de las distintas investigaciones en las universidades de nuestro país, la didáctica del patrimonio se está constituyendo como una disciplina emergente. Las investigaciones realizadas en el ámbito universitario deben ser destinadas a formar al profesorado de Enseñanza Media, y así poner en práctica en el aula las nuevas metodologías didácticas de la disciplina.

Potencial económico y turístico

Por último, fuera del ámbito escolar, la puesta en valor de los recursos patrimoniales supone un atractivo para turistas de distintas partes del mundo, lo que supone enriquecer el capital económico del país. Dicho de otra manera, basar nuestro modelo económico-turístico únicamente en sol y playa es un error. España, y en concreto Canarias, cuenta con unas magníficas playas, pero el turismo busca más que este tipo de ocio. A pesar de que nuestro país cuenta con un admirable patrimonio cultural, su puesta en valor está todavía desarrollándose.

La puesta en valor se encuentra asociada a un proyecto que tiene como objetivo establecer la adecuación de un bien patrimonial en concreto. Por un lado, se desarrolla una investigación histórica donde se relaciona la cultura de un espacio con el mensaje que tiene que trasmitir al visitante. Por otro lado, la formalización de dicho mensaje, que conlleva el diseño, la organización de los espacios y evidentemente su conversación.

Conclusiones

En conclusión, a lo largo del presente artículo se ha procurado explicar el impacto de las TIC y las herramientas multimedia en la divulgación del conocimiento del Patrimonio Cultural. Gran parte de los trabajos realizados sobre su uso y valor se han focalizado en considerarlo únicamente un elemento del pasado. Por ello es fundamental concienciar de su importancia, no como legado del pasado, sino más allá, como una herramienta de proyección de futuro mediante la que promover un pensamiento crítico y la constitución de valores como ciudadanía del siglo XXI. En ese sentido es esencial comprender la repercusión de las TIC en su difusión, y especialmente, en los centros escolares. La formación en valores durante las edades elementales es primordial, puesto que los patrones mentales están en plena constitución y es posible interiorizar dichos valores de manera significativa.

El alumnado en particular responde positivamente ante los recursos multimedia valorando la flexibilidad del medio, la adaptación a sus necesidades (en nuestro caso, concretamente, sobretodo la lejanía geográfica) y, además, favorece el aprendizaje cooperativo. Por otra parte, la participación en primera persona en la creación de sus propios museos virtuales fomentó el espíritu reflexivo y la autocrítica con la elección personal de sus obras (en consonancia con las ideas del arquitecto francés Le Corbusier). En ese sentido, la formación del profesorado en la didáctica del Patrimonio es una pieza clave para cambiar los paradigmas metodológicos.

A modo de reflexión, cerramos el presente artículo enumerando gran parte de las ventajas del uso de las TIC y de las visitas virtuales:

  • Mostrar de manera anticipada las obras expuestas en el museo mediante la publicación en las páginas webs de noticias.
  • Una comunicación fluida con distintos sectores del público en general
  • Permitir la visita a un número ilimitado de usuarios
  • Publicar información actualizada sobre catálogos, actividades culturales planificadas por los museos, bases de datos de su biblioteca, exposiciones temporales, etc.
  • Producir materiales didácticos dirigidos a centros educativos
  • Suscitar el debate en foros o chats educativos o de la propia institución museística.
  • Ofrecer la posibilidad de que sean consultados por distintos investigadores y profesionales de diferentes países que trabajen la temática principal del museo.
  • Los visitantes pueden recorrer las salas según sus intereses particulares. Asimismo es posible conocer el Patrimonio arquitectónico (iglesias, catedrales, etc.) mediante recreaciones virtuales.
  • Visualizar detalladamente la obra, algo imposible cuando se visita la obra in situ. Además, ofrece la posibilidad de que las imágenes sean guardadas para consulta personal.

Referencias

Libros

  • Alonso, M.R. (1992): El patrimonio histórico, destino público y valor cultural. Madrid, España: Ed. Cívitas
  • Álvarez, E. M. (2012): La protección jurídica del patrimonio subacuático en España. Valencia, España: Ed. Tirant lo Blanch.
  • Aparisi, A. (2006): Teoría y didáctica del patrimonio cultural cristiano: conceptos y áreas de la cultura religiosa cristiana en España. Granada, España: Ed. Universidad de Granada
  • Asociación Universitaria de Profesores de Didáctica de las Ciencias Sociales (2003): El Patrimonio y la Didáctica de las Ciencias Sociales. Castilla la Mancha, España: Ed. Universidad de Castilla la Mancha.
  • Cáceres, L. (2008): Delitos contra el patrimonio histórico: sustracción de la cosa propia a su utilidad cultural. Madrid, España: Ed. Visión Libros D.L.

Simposios

  • Ávila Ruiz, R.M. y Rico Cano, L (30 marzo de 2004). Los museos virtuales. Nuevos ámbitos para aprender a enseñar el patrimonio histórico-artístico. Una experiencia en la formación de maestros. Vera M.I., Pérez Pérez D. (Presidencia). XV Simposio Internacional de la Didáctica de las Ciencias Sociales. Formación de la ciudadanía: las TICS y los nuevos problemas. Universidad de Castilla la Mancha, España.
  • Morenés y Mariátegui, C. (12, 13 y 14 junio de 2013). Nuevos instrumentos para la difusión y promoción del patrimonio natural. García Fernández J. (Presidencia). XXXII Reunión de Asociaciones y entidades para la defensa del patrimonio Cultural y su entorno. Hispania Nostra, España.
  • Rico Cano, L (30 marzo de 2004). La difusión del Patrimonio a través de las nuevas tecnologías. Nuevos entornos para la educación patrimonial histórico-artística. Vera M.I., Pérez Pérez D. (Presidencia). XV Simposio Internacional de la Didáctica de las Ciencias Sociales. Formación de la ciudadanía: las TICS y los nuevos problemas. Universidad de Castilla la Mancha, Españalas Ciencias Sociales. Formación de la ciudadanía: las TICS y los nuevos problemas. Universidad de Castilla la Mancha, España.

Artículos de revista online

Artículos de revista

  • Álvarez, P. y Payá, A. (2013). Patrimonio educativo 2.0: hacia una didáctica histórico-educativa más participativa y la investigación en la red. Cuestiones pedagógicas. 22, 117-140.
  • Colorado, A. (2010). Perspectivas de la cultura digital. Revista ZER. 15, 103-115
  • Cuenca, J.M. y Martín, M.J. (2011). La enseñanza y el aprendizaje del patrimonio en los museos: la perspectiva de los gestores. Revista de psicodidáctica. 16, 99-122.

Capítulos de libro

  • Álvarez, P. y Payá A. (2012). Patrimonio educativo.es: un espacio virtual de aprendizaje para el estudio del patrimonio educativo español  en Moreno, P.L. y Sebastián, A. (eds), Patrimonio y etnografía de la escuela en España y Portugal durante el siglo XX. (pp. 583-596). Murcia, España: Universidad de Murcia.

Trabajos fin de título

  • Castillo, M.G. (2011). Tendencias en la gestión del conocimiento cultural: museos virtuales. Impacto tecnológico y web. Universidad de Salamanca, España.

Links

Legislación

  • Ley n.º16. BOE (Boletín Oficial del Estado), España, 25 de junio de 1985.
  • Ley n.º4. BOC (Boletín Oficial de Canarias), España, 15 de marzo de 1999.