Plasticidad en el cerebro infantil »
29/05/2018 por Sofía Gómez López

Neuropsicología infantil y Educación

 

La neuropsicología es una neurociencia que estudia las relaciones entre el cerebro y la conducta que ayuda a comprender el cerebro infantil y prevenir y tratar patologías cerebrales a través de un trabajo interdisciplinar con varios profesionales para optimizar el desarrollo de funciones psicológicas , base de los aprendizajes y mejorar la calidad de vida de los individuos.

La neuropsicología es una neurociencia que estudia las relaciones entre el cerebro y la conducta que ayuda a comprender el cerebro infantil y prevenir y tratar patologías cerebrales a través de un trabajo interdisciplinar con varios profesionales para optimizar el desarrollo de funciones psicológicas , base de los aprendizajes y mejorar la calidad de vida de los individuos.

Hoy en día, es muy común en los centros educativos niños hiperactivos, autistas o con dificultades de aprendizaje.

Por ello, la neuropsicología ayuda a estos alumnos y alumnas compensando y favoreciendo el desarrollo cognitivo con ayuda de la plasticidad neuronal consiguiendo potenciar sus aprendizajes y rendimiento para así evitar el fracaso escolar y potenciar integrando a los alumnos con necesidades especiales

Palabras clave

Daño cerebral, neurociencia, conducta- cerebro


Neuropsychology is a neuroscience that studies the relationships between the brain and behavior that helps to understand the infant brain and prevent and treat brain pathologies through an interdisciplinary work with several professionals to optimize the development of psychological functions, the basis of learning and improve the quality of life of individuals.

Nowadays, it is very common in educational centers hyperactive children, autistic or with learning difficulties.

For this reason, neuropsychology helps these students by compensating and favoring cognitive development with the help of neuronal plasticity, thus enhancing their learning and performance in order to avoid school failure and empowering students with special needs.

Keywords

Brain damage, neuroscience, brain-behavior


1. Origen

El desarrollo de la neuropsicología comenzó en el siglo XIX con los descubrimientos de Broca (1863) y Wernicke (1874) en relación a la localización de las áreas implicadas en el lenguaje, a través del estudio de las afasias, principalmente en adultos.

En 1986, Morgan definió la ceguera verbal congénita (dislexia) al estudiar la incapacidad para leer de un adolescente.

A mediados del siglo XX, los estudios neuropsicológicos se centran, además de en la lectura, en el resto de los problemas relacionados con el aprendizaje (cálculo, ortografía, escritura, etc.).

Así, Samuel Kirk (1962) propone el término dificultades del aprendizaje para englobar a los niños que no alcanzaban los logros esperables para su edad en estas áreas, a pesar de preservar su nivel intelectual, pudiendo ser resultado de un mal funcionamiento del sistema nervioso o de problemas emocionales.

2. Objetivo de la neuropsicología

La neuropsicología es una neurociencia que estudia las relaciones entre el cerebro y la conducta, tanto en sujetos sanos como en quienes han sufrido algún tipo de daño cerebral (Kolb y Whishaw, 2003).

Esta disciplina surge en un contexto en el que la mayoría de las investigaciones estudiaban el sistema nervioso de personas adultas ayudando a comprender que el cerebro infantil tiene características propias que lo diferencian del cerebro adulto.

3. Importancia

Existen numerosas razones que justifican la importancia creciente de la neuropsicología infantil:

  • Surgimiento de niños prematuros.

  • Progresiva escolarización de niños en edad preescolar, incrementa la prevención.
  • Necesidad de prevenir el fracaso escolar.
  • Creciente preocupación socioeducativa por las patologías del sistema nervioso infantil, como trastornos por déficit atencional con hiperactividad, alteraciones de aprendizaje, así como trastornos psicomotores y del lenguaje, entre otros.

4. Colaboración con las escuelas

La neuropsicología escolar: Busca abordar la organización cerebral infantil, y su relación con el desempeño académico, así como la planificación del tratamiento de deficiencias educativas. Considerando aspectos neuropsicológicos individuales, se permite de forma eficaz y eficiente ordenar las capacidades neurocognitivas al servicio de la maduración personal y de la educación.

5. Finalidad educativa del uso de la neuropsicología

El uso en los centros escolares no sólo se refiere a los escolares con algún tipo de disfunción cerebral, sino también a los que no presentan problemas de conducta ni rendimiento deficitario, con el fin de conocer mejor sus posibilidades educativas y aprovecharlas al máximo.

6. Finalidad preventiva

Resulta esencial identificar a tiempo la presencia de posibles alteraciones cognitivas, perceptivas o motoras que puedan interferir en el desarrollo cerebral.

Los signos disfuncionales pueden detectarse con anterioridad, durante el periodo preescolar como en el caso de la dislexia.

El periodo preescolar es de excepcional importancia en el desarrollo del cerebro, pues es la etapa en la que se establecen las principales conexiones que construyen la base del aprendizaje y la conducta, es decir, queda establecida la “arquitectura cerebral”.

7. El cerebro en desarrollo

El cerebro es un órgano complejo que está diseñado por la naturaleza con exquisita elegancia: es una masa de aproximadamente 1300 cm3 y 1.3 Kg. de peso, que está compuesta por alrededor de cien mil millones de células (neuronas y células gliales) comunicadas con señales electroquímicas a través de mil billones de sinapsis y un millón de Km. de fibras interconectadas que hacen posible el funcionamiento normal de un individuo, dándole sentido a sus experiencias vitales mediante emociones y pensamientos.

La característica principal del cerebro infantil es que se encuentra en proceso de maduración y además es vulnerable.

Las consecuencias del daño cerebral pueden alterar o interrumpir el proceso de desarrollo y sus funciones.

Además, al ser un proceso dinámico, el daño no siempre aparece justo después del momento de la lesión, sino que tiene un efecto tardío, detectándose en el momento en que es esperable que una habilidad se manifieste.

Por otro lado, al no haber finalizado la interconexión cerebral los daños suelen ser más generalizados, sobre todo a nivel de procesamiento de la información.

Sin embargo, el cerebro infantil se encuentra en expansión, y por este motivo, está potenciada su plasticidad neuronal, que tiende a ser un facilitador de la recuperación del daño mediante la creación de nuevas sinapsis y la reorganización cerebral. 

La pedagoga Teresa Solís, destaca la importancia que los profesores adquieran formación en procesos neuropsicológicos para potenciar el aprendizaje y rendimiento de alumnos y evitar el fracaso escolar e integrando a los alumnos con necesidades especiales.

8. ¿El cerebro frena su crecimiento con el nacimiento?

El nacimiento no indica la interrupción del desarrollo cerebral. El cerebro continúa en crecimiento gracias a los procesos dendríticos y de mielinización, hace que el córtex vaya madurando y haciéndose más complejo para así adquirir funciones superiores. Todo este proceso dota al cerebro de una característica muy valiosa:

La plasticidad, importante para que asuma funciones alteradas en caso de daño.

9. ¿Qué es y cómo es el desarrollo neurológico de cerebro?

El desarrollo neuropsicológico podría definirse como el proceso asociado al crecimiento de la estructura y función del cerebro en relación con la conducta. Se deduce pues, que se produce como consecuencia de la interacción entre la dotación genética del individuo y la experiencia que éste va adquiriendo del ambiente, interacción en la que ambos aspectos cobran la misma importancia.

Para entender el desarrollo neuropsicológico del individuo, debemos partir de las premisas de que ni el crecimiento del cerebro es lineal, ni tampoco lo es el desarrollo cognitivo.

Por un lado, el proceso madurativo que sigue el sistema nervioso, ocurre en distintas fases, lo que nos indica que no es un proceso unitario: sucede a medida que se van formando las estructuras cerebrales.

Por otro lado, el desarrollo cognitivo no es lineal porque existen períodos críticos distintos según la función que se vaya adquiriendo.
Aunque el desarrollo de una determinada estructura cerebral no asegure la adecuada adquisición de la función en dicha estructura, los periodos de máxima adquisición cognitiva coinciden con los impulsos madurativos del sistema nervioso.

Del mismo modo, la maduración cortical sigue trayectorias temporalmente distintas: las áreas de asociación superiores maduran justo después de las regiones sensoriomotoras, por lo que a grandes rasgos, las áreas cerebrales sensoriales y motoras comienzan a madurar primero. Después, la maduración se da en las áreas involucradas en la orientación espacial, el desarrollo del lenguaje y la atención (lóbulos parietales superiores e inferiores).

Por último, maduran las áreas implicadas en las funciones ejecutivas, la atención y coordinación motora (lóbulos frontales).