Yoga como herramienta didáctica »
29/05/2018 por Francisco Javier Galofré Migueiz

El uso del yoga en Educación Primaria

 

Este artículo pretende demostrar que el uso del yoga como herramienta puede aportar muchos beneficios a los niños desde edades muy tempranas. Para ello nos apoyaremos en diferentes artículos y autores, que nos demuestran que el yoga utilizado como herramienta mejora la educación integral del alumno, tanto a nivel físico como psicológico. Así como también mejorar las diferentes actitudes frente a la dificultad que presentan ciertas patologías, asociadas al alumno durante su etapa escolar.

El uso del yoga a través de actividades lúdicas, participativas y de carácter inclusivo, nos permitirán adoptar y aprender hábitos higiénicos, tanto a nivel de respiración, relajación y control postural, así como mejorar tanto en el esquema corporal como cognitivo del niño.

El yoga puede tener un espacio dentro de la Educación Primaria, ya sea en el ámbito de la Educación Física o dentro de cualquier otra materia curricular.

Palabras clave

Respiración, relajación, beneficios físicos, beneficios psicológicos, yoga.


This Article aims to demonstrate that the use of yoga as a tool can bring many benefits to children from early ages. In order to reach this, we will take into account several articles and authors which show us that yoga used a tool improves the all-round different attitudes facing the difficulty that present certain pathologies associated with the pupil during his schooling.

The use of yoga through leisure, participatory and inclusive activities will allow us to adopt and learn hygienic habits in relation to breathing, relaxation and body position control, as well as improving the body and cognitive scheme of the child.

This article aims to demonstrate that yoga can fit in Primary Education either in Physical Education or in any other curricular subject.

Keywords

Breathing, relaxation, physical benefits, psychological benefits, yoga.


1. Introducción

La sociedad actual se ha transformado en una montaña rusa de emociones y obligaciones, bien es cierto que en muchos casos son los propios seres humanos cómplices en la montaña rusa en la cual se encuentran inmersos.  Esta situación propia del mundo de los adultos se está trasladando al mundo de los niños, es decir, la mayoría de niños pertenecientes a familias cuyo horario laboral es amplio fomentan el abuso de las actividades extraescolares de los hijos, con la consiguiente carga de estrés tanto físico como psicológico que esto puede producir en los niños.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la salud es: “Un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades” (OMS, 1948, p 1). Si se atiende a lo afirmado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el uso del yoga como herramienta puede ayudar a conseguir que los niños se acerquen lo más posible a dicha afirmación.

Tal y como se ha comentado anteriormente existe un abuso de las actividades extraescolares; se debe intentar facilitar a los niños actividades que les ayuden a mejorar tanto aspectos físicos como psicológicos a fin de mejorar la salud de los mismos. Como expone Bandura (1986), la salud está en gran medida en nuestras propias manos y debemos hacérselo saber a nuestros alumnos. Desde el currículo de educación física en la escuela y las actividades extraescolares por parte de las familias se debe promover la adquisición de hábitos saludables que creen arraigo en la edad adulta. Como consecuencia de los mismos mejorar el estado físico, psicológico y social de los niños.

El estrés, la ansiedad y el sedentarismo son algunos de los rasgos que componen factores de riesgo en nuestra sociedad actual. Según la OMS en sus “Recomendaciones Mundiales sobre actividad física para la Salud” (2010), explica que el sedentarismo constituye el cuarto factor de riesgo de mortalidad en todo el mundo, un 6% de las muertes se deben al sedentarismo, sólo superada por la hipertensión (13%) que ocupa el primer puesto entre los factores de riesgo, siendo el exceso de glucosa en sangre el tercer factor de riesgo de mortalidad de la población con un 6%.

El uso del yoga como herramienta en la actividad física presenta mejoras tanto a nivel físico como mental o espiritual. Muchos autores inciden en los beneficios que presenta la realización de una actividad física de manera habitual tanto en adultos como en niños. De entre los beneficios a nivel físico podemos encontrar entre otros según Heyward (2010):

  • Mejora en la capacidad cardiopulmonar.
  • Mejora de las capacidades físicas básicas.
  • Mejora del tejido óseo.
  • Disminución de muerte prematura.
  • Disminución en el desarrollo de distintos tipos de enfermedades. (Hipertensión, cardiopatías, enfermedades metabólicas y pulmonares, etc.).

Actualmente no sólo la actividad física nos produce mejoras físicas, el mismo Heyward (2010) entre otros ha demostrado los efectos positivos que la actividad física  presenta a nivel de salud mental y espiritual:

  • Aumento de la secreción de hormonas. (neurotransmisores).
  • Mejora del bienestar psicológico.
  • Bloqueo del dolor.
  • Reducción de sentimientos como la depresión y la ansiedad.

Estas evidencias demuestran que la actividad física realizada de forma regular tiene efectos extremadamente positivos tanto a nivel físico como a nivel psicológico, además produce efectos socializadores positivos en los individuos tanto a nivel de relaciones sociales como en el plano emocional del propio individuo. Por lo tanto podemos deducir que la actividad física va  a proporcionar un amplio abanico de beneficios tanto físicos como psicológicos en nuestros alumnos.

La educación integral de la persona se pueden trabajar desde el ámbito de la Educación Física y el yoga puede usarse como una herramienta transmisora de dicha educación integral. Según Bernardo Carrasco (2011), la educación integral no está relacionada únicamente con la dimensión corporal del ser humano, otras dimensiones que componen la integralidad del ser humano deben ser trabajadas dentro de la educación física:

  • Dimensión corporal: trabaja aspectos anatómicos y fisiológicos de la persona.
  • Dimensión intelectiva: trabajar la inteligencia, pensar y todas aquellas capacidades relacionadas con la percepción, la atención, reflexión, memoria, creatividad, etc.
  • Dimensión volitiva: trabajar la voluntad de las personas y sus hábitos morales.
  • Dimensión afectiva: todos los aspectos relacionados con sentimientos, emociones, pasiones, impulsos, etc.

Todas estas dimensiones pueden ser trabajadas dentro del área de educación física a través del yoga, a nivel autonómico, La Generalitat de Catalunya en su decreto 119/2015 ,de 23 de junio, de ordenación de las enseñanzas en la Educación Primaria, así como a nivel estatal la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, de la Mejora de la Calidad Educativa, proponen que la enseñanza y aprendizaje de la educación física debe fomentar la adquisición de conocimientos y habilidades, valores y competencias que relacionen el cuerpo y su actividad motriz que contribuyan al desarrollo integral de la persona y a la mejora de la calidad de vida. Reflexión sobre el sentido y los efectos de la actividad física sobre el cuerpo, el desarrollo de hábitos saludables regulares y continuos así como el hecho de sentirse bien con el propio cuerpo, lo que contribuye de forma valiosa a la acción educativa y a la mejora de la autoestima.

2. ¿Qué es el yoga?

Podemos encontrar diferentes definiciones de la palabra yoga. Algunos creen que procede de la antigua lengua de los Brahmanes (García, 2013), otros creen que procede del antiguo sanscrito (Mente yoga, 2015), pero todos coinciden en la procedencia geográfica, coincidente con la actual India. Yoga significa unión; unir, y se considera su aparición anterior al 5000  A. C., pero no existen datos fiables que así lo indiquen.

Según Satyananda: “Yoga es el arte y la ciencia de la vida. Tiene que ver con la evolución de la mente y el cuerpo.”El yoga incorpora una serie de disciplinas para promover el desarrollo integral de todos los aspectos del ser humano” (Satyananda, 2012, p. 1). Otros autores creen que el yoga es una técnica para ir más allá del ser humano como individuo para llegar a una realidad más profunda del mismo (Guerrero, 2005). En esta misma línea se expresan Gharote y De Vicente (1985), dichos autores promueven el yoga como elemento integrador del ser humano, es decir integrar todos los aspectos que conforman al mismo. El yoga es una herramienta que puede profundizar y beneficiar a cualquiera, sin importar creencias o religiones, (Stephens, 2017).

3. La respiración

El acto de respirar es una acción involuntaria que realizan los seres vivos para vivir, pero en muchos casos no existe la conciencia de que efectuamos una respiración correcta o incorrecta en función de nuestro estado físico o mental.

Respirar correctamente nos puede aportar múltiples beneficios, según Kaur (2012), de entre los beneficios más importantes podemos encontrar:

  • Ayuda a mantenerse calmado.
  • Da más energía.
  • Ayuda a no enojarse muy a menudo.
  • Ayuda a no asustarse tanto.
  • Ayuda a crecer y mantenerse saludable.
  • Ayuda a mantener el cuerpo flexible.

La respiración completa es un excelente antídoto para la fatiga, la depresión, las tensiones, el estrés, mejora las digestiones pesadas y favorece su buen funcionamiento.

Contribuye a mejorar el rendimiento en los deportistas y su capacidad pulmonar, mejora el funcionamiento de órganos internos y proporciona una herramienta útil a los asmáticos. Los yoguis han defendido durante siglos que respirar lenta y profundamente es sinónimo de vivir mucho tiempo y con buena salud (Van Lysebeth, 2010).

4. La relajación

La relajación y la respiración completa suelen ir de la mano en la mayoría de situaciones en las que la respiración se utiliza en forma de herramienta,  para la consecución del objetivo previsto. Relajar cuerpo y mente a través de la respiración. La relajación es una búsqueda del equilibrio entre lo físico y lo mental a través del cuerpo humano, desde lo más profundo a lo más externo. El yoga se presenta como una herramienta muy útil para la consecución de dicho equilibrio, es decir, unir cuerpo y mente en un único ser y con una única finalidad, equilibrar cuerpo y mente para conseguir mejorar todas y cada una de sus funciones vitales, tanto físicas como psicológicas (Satyananda, 2012)

El cuerpo humano dispone de dos tipos de sistema nervioso, el sistema simpático y el sistema parasimpático, según Stephens (2017) el cuerpo humano utiliza el sistema parasimpático como herramienta para relajar nuestro sistema nervioso. La propia Stephens (2017) se refiere al mismo como el mecanismo de “descansar y digerir”.

Si se entiende la unión entre respiración, relajación y el sistema nervioso como nexo de unión para la relajación,  podemos encontrar diferentes patologías o enfermedades de no transmisión que impiden al ser humano relajarse. Patologías como el estrés o la hiperactividad, dolores de espalda o musculares en general, son efectos de la sobre estimulación del sistema nervioso simpático (Stephens, 2017).

La Pediatric Cardiology Self-Assessment Program de la American Academy of Pediatrics (2016), ha demostrado que el uso de terapias alternativas como la meditación y el yoga ayudan a obtener mejoras tanto físicas como psicológicas en niños y jóvenes. Las razones más comunes para el uso de enfoques de cuerpo y mente eran mejorar la salud en general y sentirse mejor, para reducir el nivel de estrés o relajarse, para el bienestar general o la prevención de enfermedades y para sentirse mejor emocionalmente.

5. Beneficios físicos

Una buena condición física no supone directamente tener o gozar de una buena salud, aunque actualmente ha surgido un nuevo concepto de aptitud física relacionada con la salud, dicho concepto relaciona la actividad física con la salud. La aptitud, capacidad o condición física está formada por diferentes capacidades físicas básicas. Navarro (1999) plantea cuatro capacidades físicas básicas:

  • Fuerza.
  • Velocidad.
  • Resistencia.
  • Flexibilidad.

Si desde pequeños se trabajan dichas capacidades físicas básicas con el objetivo de mejorar las aptitudes y condición físicas, ¿porqué no utilizar el yoga para conseguir tales beneficios? Un estudio del International Journey of Yoga (Folleto,  Pereira y Valentini, 2016). Demuestra que los niños que tienen incluidas clases de yoga en las aulas de educación física presentan una mejora de todas las capacidades físicas básicas, habilidades motoras y comportamiento social.

Existen diferentes estudios sobre el uso del yoga como herramienta en las clases de educación física, en el realizado por Telles, Singh, Kumar, Kumar y Balkrishna (2013) se indica que el yoga tiene efectos positivos sobre la condición física, la cognición y el bienestar psicosocial. El yoga es uno de los componentes del "Sea un niño sano", que tiene por objeto mejorar el ejercicio físico y la nutrición en niños. Tras el programa de 12 semanas, hubo una mejora significativa en la composición corporal, condición física, conocimientos de nutrición, los hábitos dietéticos y reducciones significativas en los niveles de colesterol total y triglicéridos. Esto sugiere que los programas de promoción de la salud a base de yoga son bien recibidos por los niños y favorablemente pueden cambiar el exceso de peso y el desarrollo de adulto de estilo de vida, previniendo enfermedades de no transmisión relacionadas con el sistema actual de vida.

Un estudio de ocho semanas realizado por Richter, Tietjeus, Ziereis, Querfurth y Jansen (2016), desvela que la realización de posiciones estáticas de yoga (asanas), muestra efectos beneficiosos en la fuerza de prensión y la resistencia durante el uso de la misma (fuerza-resistencia). También se muestra una mejora sustancial en las funciones motores, debido a que el yoga se basa en la mejora de las funciones motoras estáticas con el consiguiente beneficio durante las contracciones isométricas musculares.

Para finalizar este apartado sobre los beneficios físicos de la introducción del yoga como herramienta en el ámbito de Educación Física en la etapa de Educación Primaria,  señalar que Stephens (2017), indica que cuanto más se aprende de esta práctica milenaria, más nos damos cuenta de que los beneficios del yoga van más allá de la consecución de un mejor tono muscular o flexibilidad.

La propia Stephens  (2017), señala como un malentendido muy común que el yoga se centra en la mejora exclusiva de la flexibilidad y que sin embargo la práctica del yoga hace hincapié en una mejora de la alineación postural, la fuerza músculo-esquelética y la resistencia, además de potenciar el equilibrio, aplicar técnicas de respiración, concentración, meditación y auto-reflexión. Todo ello nos conduce inexorablemente a la educación integral y en todas sus dimensiones del alumno.

6. Beneficios psicológicos

En este apartado se comprobará como el yoga no es sólo fuente de mejora a nivel físico, también nos conducirá hacia un camino donde la práctica del yoga mejora aspectos cognitivos, de función nerviosa, estrés, o enfermedades de no transmisión tan actuales en los niños que ocupan las aulas en nuestros días, como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) o el trastorno del espectro autista (TEA).

Un artículo realizado por Hagen y Nayar (2014) pone de manifiesto el yoga como una herramienta potencial para los niños a lidiar con el estrés y regularse a sí mismos. El yoga proporciona la formación de la mente y el cuerpo para lograr el equilibrio emocional. Se argumenta que los niños y los jóvenes necesitan estas herramientas para escuchar hacia adentro a sus cuerpos, sentimientos e ideas. Los mismos autores señalan que el estrés puede tener consecuencias graves para la salud, pudiéndose convertir en una afección crónica que podría derivar en otras alteraciones como la ansiedad, insomnio, dolor muscular, presión arterial alta y debilitación del sistema inmunológico.

Stephens (2017) incide que la sobre estimulación que presentan actualmente los niños  persiste durante todo el día y que nuestros cuerpos no están diseñados para soportar semejante carga continua de estrés de forma diaria; aunque no todo el estrés sea negativo. Cuando la carga diaria excede lo que el cuerpo necesita o puede tolerar se producen efectos nocivos sobre el propio cuerpo que pueden derivar en la fatiga de los sistemas del cuerpo tanto físicos como emocionales. El yoga puede ayudar a los niños a hacer frente a las tensiones enseñándoles habilidades de autorregulación para controlar las emociones y el estrés a una edad temprana.

Hagen y Nayar (2014) enfocan el estrés en los niños a partir de que la globalización expone a los jóvenes de todo el mundo a diversas nuevas demandas, estándares y opciones. Diferentes instituciones en la vida de los niños como la familia, la escuela y los medios de comunicación proporcionan una constante estimulación así como la creación de nuevas expectativas y demandas que tienen la facultad de crear y potenciar el estrés en la vida de los niños y jóvenes, especialmente en relación a sus actuaciones. En el mismo artículo se comenta que el yoga proporciona la formación de la mente y el cuerpo para lograr el equilibrio emocional. Se afirma que el yoga conduce a la alineación y armonía. Por lo tanto el yoga puede contribuir al desarrollo físico saludable y a una buena salud mental, promueve la salud para los niños e incluye mejoras en la atención, autoestima, autonomía y autorregulación.

En la investigación llevada a cabo por Telles et al. (2013), se demuestra una relación positiva entre la actividad física, actividad cognitiva y el rendimiento académico en  niños en edad escolar. También la capacidad aeróbica en niños se asocia con mayor velocidad de procesamiento cognitivo y un mejor rendimiento. Estos hallazgos sugieren que el uso del yoga beneficia el estado físico y la cognición así como mejora el estado psicosocial del niño.

El rendimiento escolar de los alumnos depende de múltiples factores. La memoria, la atención o la velocidad motora son algunos de los factores intrínsecos que desempeñan un papel importante en el rendimiento del individuo. En un estudio desarrollado por Madhusudan,  Deepeshawar,  Subramaya y Krishnamurthy (2016), se menciona como el yoga utilizado como disciplina para obtener mejoras integrales en los niños mejora la atención, la memoria (visual y espacial), la concentración y el rendimiento escolar.

Según Stephens (2017), el yoga puede ayudar a los niños, adolescentes y adultos jóvenes frente a situaciones de tensión, enseñándoles habilidades de autorregulación para controlar las emociones y el estrés desde una edad temprana. Estas prácticas a su vez, ayudan a su bienestar y salud mental, mejorar la resistencia general y mantener de forma positiva y en equilibrio sus vidas. La misma Stephens (2017), sostiene que los niños que practican yoga tienen un mayor sentido del auto-conocimiento y auto-confianza y mejoran sus habilidades de concentración. El uso del yoga puede tener efectos significativamente favorables sobre el funcionamiento psicológico y cognitivo, especialmente en pacientes con trastornos emocionales, mentales y de comportamiento. De los cuales entre el mundo infantil podemos destacar el TDAH o los TEA.

Para finalizar, se debe abordar la relación entre la educación, el proceso de enseñanza-aprendizaje y el yoga.  Según García (2013), el yoga en educación propone la inclusión de nuevos métodos pedagógicos, donde los términos como conciencia corporal, capacidad de relajación, de sentir, de ser, la meditación o la respiración entre otros ejercicios que se pueden llevar a cabo dentro del centro escolar.

García (2013), afirma que en la vida de todos y cada uno de los adultos utilizamos de forma inexorable muchas de las estrategias que desarrollamos durante la niñez. Este encuentro permitirá al ser humano descubrir una amplia gama de recursos, que le permitirán moverse dentro del terreno de lo abstracto y conectar con la esencia individual e intransferible de cada individuo. El yoga muestra al alumno la unidad de la persona: cuerpo, mente y espíritu, y que las técnicas que  presenta el yoga son de gran ayuda en el mantenimiento del equilibrio de estos tres elementos.

 La propia García (2013), cree que enseñar y transmitir conocimientos curriculares a los alumnos no es suficiente para que puedan desarrollarse como personas, es necesario al mismo tiempo fomentar y descubrir la vida interior. Es importante crecer por fuera y por dentro ya que este equilibrio es el que permitirá al alumno sentirse seguro y tener una buena autoestima.

La jornada laboral de los alumnos es cada vez más extensa, el alumno no tiene ni espacio ni tiempo para asimilar está vorágine que le rodea, por lo que es preciso un cambio de forma de vida por otra más saludable y más satisfactoria que conduzca a la sociedad del bienestar. Este cambio se puede llevar a cabo desde la escuela, ya que tanto la escuela como la familia son los lugares más apropiados para dar a conocer una serie de valores y aprendizajes que vayan más allá de las materias curriculares.

Conclusiones

Este artículo pretende demostrar la importancia que tiene fomentar desde edades tempranas la adquisición de hábitos saludables y la realización de actividad física para mejorar aspectos inherentes a la persona, es decir, fomentar y mejorar una educación integral del alumno.

La introducción del yoga dentro del currículo como herramienta puede suponer el hecho de trabajar la unidad de la persona desde la vertiente de la educación física. Se debe recordar que la educación física como materia curricular permite la inclusión de diferentes opciones y realización de actividades que fomenten la inclusión, el respeto o el compañerismo. También dentro de la educación física podemos desarrollar de forma activa aspectos como el aumento de la autoestima, el cuidado del cuerpo, la mejora de las capacidades físicas básicas, etc.

Todos estos beneficios que se pueden obtener no se adquieren de forma rápida, ni se nace con ellos integrados, hay que fomentarlos y que forma puede ser la más natural de adquisición que la práctica desde edades tempranas; si además se integra dentro del currículo una práctica que incluya todos los aspectos beneficiosos antes nombrados y otros de aspecto mental y cognitivo que propicien beneficios psicológicos, de autocontrol, de regulación de las emociones, de concentración o de expresión de las propias emociones.

Si todo esto es posible con una sola práctica, es necesario introducir la pregunta que hasta ahora nadie ha querido realizar. ¿Por qué no se incluye el yoga dentro del currículo de educación física?, la respuesta a esta pregunta todavía no está clara, pero lo que sí está realmente claro y probado  son los beneficios que el yoga como herramienta presenta en la educación integral del alumno. En muchos casos estos beneficios influyen en alumnos con comportamientos disruptivos habituales dentro del aula, así como también presenta mejoras en alumnos diagnosticados con enfermedades de no transmisión y que por desgracia cada vez son más habituales. El tipo de vida, la falta de relación con los progenitores o el uso y abuso de extraescolares, que estos se ven obligados a realizar por falta de tiempo, inciden de manera negativa en muchos comportamientos.

Referencias

Libros

  • Bandura, A. (1986). Social foundations of thought and action: a social cognitive theory. New Jersey: Prentice Hall.
  • Bernardo Carrasco, J. (2011). Educación Personalizada: principios, técnicas y recursos. La Rioja: Ediciones Síntesis.
  • García, D. (2013). El yoga en la escuela. Barcelona: Ediciones Octaedro.
  • Gharote, M.L. y De Vicente, P. (1985). Guía práctica del yoga. Barcelona: Ediciones Destino.
  • Guerrero, S. (2005). La relajación y la respiración en la Educación Física y el Deporte. Sevilla: Wanceulen.
  • Heyward, V. (2010). Advanced Fitness Assesment and Exercise Prescription. Champaing, IL.: Ed. Human Kinetics.
  • Navarro, F. (1999). Teoría general del entrenamiento. Curso de entrenador auxiliar de natación. Real Federación Española de Natación. Madrid: Editorial Gymnos.
  • Organización Mundial de la Salud (OMS). (2010). Recomendaciones Mundiales sobre actividad física para la Salud. Ed. Organización Mundial de la Salud.
  • Satyananda, S. (2012). Yoga para niños. Yoga Publications Trust: Reino Unido.
  • Van Lysebeth, A. (2010). Aprendo yoga. Barcelona: Ediciones Urano.

Links

  • American Academy of Pedyatrics. (2016). Pedyatric. Pedyatric Cardiology Self-Assessment Program. Volumen 138 nº 3. Consultado el 15 de febrero de 2018 de http://pediatrics.aapublications.org/content/138/3/e20161896
  • Folleto, J., Pereira, K. y Valentini, N.C. (2016). Los efectos de la práctica de yoga en la educación física escolar en las habilidades motoras de los niños y el comportamiento social. International journey of yoga. Volumen 9. Consultado el 10 de febrero de 2018 de http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4959326/
  • Hagen, I. y Nayar, U. (2014). Yoga para niños y Jóvenes Popular de salud Mental y Bienestar: Resumen del estudio y reflexiones sobre potenciales de salud mental de yoga. Frontiers in Psychiatry. Consultado el 10 de febrero de 2018 de https://www.ncbi.nlm.gov/pmc/articles/PMC3980104/
  • Kaur, G. (2012). Childplay yoga. Consultado el 22 de febrero de 2018 de http://www.chilpayyoga.com
  • Madhausan, D., Deepshawar, S., Subramaya, P. y Krishnamurthy, N. (2016). Influencia del Programa de Desarrollo-Yoga basado en el rendimiento psicomotor y autoeficiencia en la población. Frontiers in Pediatrics. Consultado el 29 de enero de 2018 de http://journal.frontiersin.org/article/10.3389/fped.2016.00062/full
  • Menteyoga (2015). ¿De dónde proviene el yoga? Origen y evolución. Consultado el 22 de enero de 2018 de http://www.menteyoga.com
  • Organización Mundial de la Salud (OMS). (2010).¿Cómo define la OMS la salud? Recuperado el 20 de enero de 2018 de http://www.who.int/suggestions/faq/es/
  • Richter, S., Tietjus, M., Ziereis, S., Querfurth, S. y Jansen, P. (2016). Formación yoga em primaria menor, em edad escolar los niños tiene um impacto en la auto percepción física y el comportamiento de problemas relacionados. Frontiers in Psychiatry. Consultado el 25 de enero de 2018 de http://journal.frontiersin.org/article/10.3389/fpsyg.2016.00203/full
  • Stephens, I. (2017). Yoga para niños. Departamento de pediatría. Volumen 4. p.12. Consultado el 18 de enero de 2018 de http://www.mdpi.com/2227-9067/4/2/12/htm
  • Telles, S., Singh, N., Kumar, A., Kumar, A. y Balkrishna, A. (2013). Efecto del yoga o ejercicio físico en las medidas físicas, cognitivas y emocionales en los niños: un ensayo controlado aleatorio. Child & Adolescent Psychiatry & Mental Health. Consultado el 25 de enero de 2018 de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3826528/

Normativa legal

  • Decret 119/2015, de 23 de juny, d’ordenació dels ensenyaments de l’educació primària. Diari Oficial de La Generalitat de Catalunya, 6900, de 26 de juny de 2015.
  • Ley Orgánica 8/2013, del 9 de diciembre, de Educación. Boletín Oficial del Estado, del 10 de diciembre de 2013.