ENTRENADOR PERSONAL »
Gracias al avance de las nuevas tecnologías, el concepto de entrenamiento físico puede abordarse desde otras líneas de trabajo como las aplicaciones móviles.
 

Hasta hace un tiempo, la idea sobre el entrenamiento físico para la consecución de unos objetivos de rendimiento físico, bien sea una competición determinada, unas pruebas físicas concretas para una oposición u objetivos muy focalizados como puede ser la hipertrofia muscular o la pérdida de peso (entre otros), solo se concebía en un campo reducido de posibilidades; desde la propia voluntad a base de conocimientos propios o consejos externos, al uso de los servicios de centros fitness y wellness los cuales pueden dar libertad de trabajo al usuario u ofrecer tablas de trabajo específico asignadas por la figura del entrenador personal hasta el preparador físico que dedica todos sus conocimientos tanto académicos como extra-académicos al estudio de casos concretos con el fin de ofrecer recomendaciones pautadas y ceñidas junto con su acompañamiento presencial.

 

Poco a poco, gracias al avance de las nuevas tecnologías, el concepto de entrenamiento físico puede abordarse desde otras líneas de trabajo. Muchas son las personas que siguen precisando de la figura del preparador físico presencial para que sea este el que acompañe su entrenamiento físico, pero desde hace unos años atrás, aproximadamente entre 2010-2012 y apoyados de los resultados de Ávila de Tomás, J.F. (2012) en su artículo de revisión “Aplicaciones terminales móviles” (1), vemos que existen numerosos recursos tecnológicos que “anulan” la figura presencial de este profesional para ofrecer unas pautas de trabajo físico a través de las aplicaciones móviles (APPs). En este sentido, Ávila se apoya en el informe “App Date” el cual dice que en España hay 5 millones de personas usuarias de este tipo de aplicaciones, bien sean APPs dirigidas a profesionales o a consumidores particulares.

 

Una vez conocemos datos generales, centramos la atención en el estudio realizado por San Mauro Martín, I. y cols. (2014) “Aplicaciones móviles en nutrición, dietética y hábitos saludables; análisis y consecuencia de una tendencia a la alza” (2) el cual tiene como objetivo el análisis de cada una de las APPs más descargadas; divididas estas entre las siguientes categorías: nutrición, dietética, ejercicios y salud. Si reducimos a las categorías de vemos como los autores afirman y refutan que las APPs de estas categorías son bastante solicitadas entre la población usuaria de nuevas tecnologías. Más concretamente, nos satisface conocer los resultados de Dallinga, J.M. y cols. (2015) en su artículo de revisiónApp use, physical activity and healthy lifestyle: a cross sectional study” (3) los cuales afirman que el uso de las APPs no solo motiva para la práctica deportiva puntual sino que reportan un comportamiento más activo y un estilo de vida más deportivo entre la población, motivando a establecer como rutina dicha actividad a través principalmente de feedbacks motivadores y de superación dirigidos al usuario de la APP y facilitando la interacción e intercambio de información entre distintos usuarios.

 

Centrándonos en nuestra experiencia, aseguramos la valía de las nuevas tecnologías para la mejora del rendimiento físico aludiendo a la gran eficacia con la que responde el modelo de trabajo “Personal Trainer 360”.

 

A través de este sistema, profesionales de la actividad física y el deporte son capaces de ofrecer una serie de rutinas de entrenamiento hacia el desarrollo de los distintos y principales componentes de condición física: Resistencia cardio-respiratoria, Fuerza-resistencia muscular, Velocidad y Agilidad sin pasar por alto las individualidades de cada uno de los alumnos a los que se dirige.

 

Por tanto, varios son los valores añadidos a este sistema de entrenamiento Personal Trainer 360;

 

1.- Evalúa el estado de condición física inicial del alumno a través del denominado “test de nivel”, lo cual hace que los entrenamientos tengan en cuenta el nivel de reserva actual y planifique en cuanto a las posibilidades actuales y potenciales del alumno.

 

1.1.- Atiende al estado de salud de cada uno de los alumnos a través del cuestionario ParQ.

 

1.2.- Ofrece una rutina de trabajo en base a la disponibilidad material y de instalaciones del alumno.

 

1.3.- Reevalúa el progreso de cada alumno con carácter bimensual con el fin de replanificar la rutina de entrenamiento paralelamente a la adaptación física-procesos de homeostasis que experimenta el deportista.

 

De acuerdo a la inevitable adaptación al avance tecnológico y a los positivos resultados que demuestran las tecnologías dedicadas a las Ciencias del Deporte y la Salud que son controladas por profesionales cualificados, solo nos queda afirmar que el uso de ciertos de estos sistemas tecnológicos son (y así lo demuestran) un gran avance para el entrenamiento y desarrollo físico personal, abriendo estas el abanico de posibilidades de trabajo tanto a usuarios como a profesionales.

 

Bibliografía

 

(1) Ávila de Tomás, José Francisco (2012). “Aplicaciones terminales móviles”. Digital Health Journal. 19(10):613–620.

 

(2) San Mauro Martín, I., González Fernández, M., Collado Yurrita L. (2014). “Aplicaciones móviles en nutrición, dietética y hábitos saludables; análisis y consecuencia de una tendencia a la alza”. Nutrición Hospitalaria. 30(1):15-24

 

(3) Martine Dallinga, J., Mennes, M., Alpay, L., Bijwaard, H.,Marije Baart de la Faille-Deutekom, M.B. (2015). App use, physical activity and healthy lifestyle: a cross sectional study”. BMC Public Health 15:833.